PuroPeriodismo especial/The Christian Science Monitor/Foto The Guardian, Londres

Los principales líderes políticos talibanes han estado proclamando una evolución pragmática y moderada en su pensamiento desde finales de la década de 1990, cuando su versión del gobierno islamista estuvo marcada por la violencia y la estricta aplicación de las prohibiciones a la educación de las niñas, las mujeres que trabajan fuera del hogar e incluso los hombres afeitándose sus barbas. Reiteraron este enfoque más moderado mientras negociaban un acuerdo de retirada directamente con los EE. UU. en 2019 y 2020, y más tarde después de unirse a las conversaciones de paz intraafganas en septiembre pasado, destaca un informe del sitio The Christian Science Monitor.


Sin embargo, hoy, a medida que consolidan el poder final, los residentes de las áreas que han caído bajo el control de los talibanes informan pocas señales de cambio, reforma o acomodación inclusiva por parte de los yihadistas de una sociedad moldeada por 20 años de presencia occidental y decenas de miles de millones gastados en la reconstrucción. Esas inversiones suscitaron las expectativas de muchos afganos de un futuro más libre, añade dicho sitio.

En cambio, en las semanas previas a la captura de Kabul por los talibanes, estos residentes confirmaron que son los “viejos” talibanes, tan brutales, celosos y vengativos como hace dos décadas, los que están tomando el control nuevamente. Sus acciones opresivas dan una idea de cómo sería el país bajo el dominio archiconservador de los talibanes.

Especial PuroPeriodismo: Under Taliban rule, Afghans warn of going ‘back to the darkness’, The Christian Science Monitor