Edgar Fonseca, editor/Foto Twiter Carlos Alvarado Q.

El expresidente José María Figueres, candidato presidencial PLN, lidera, con 22% de respaldo, en la intención de voto hacia las elecciones del domingo 6 de febrero 2022, pero nada está decidido hoy a cinco meses de dichos comicios.

Así lo advirtió el politólogo José Alberto Rodriguez, presidente de Demoscopía, firma dedicada a investigación y análisis social, al escrutar las cifras de posibles respaldos a estas alturas.

Lineth Saborío, aspirante PUSC, arrastra un apoyo de 12% tras la convención en que fue electa candidata.

Fabricio Alvarado, de Nueva República, cuenta con un 10% de intención de voto, según los estudios más recientes de dicha empresa, también dedicada a encuestas político-electorales.

Rodríguez llamó la atención, en este caso en particular, la eventual influencia del voto de quienes se identifican en el país como miembros de iglesias cristianas que ronda un 30% de la población. Nada despreciable, sostuvo.

El apoyo a Rolando Araya se redujo a 3,8%, dijo, tras la convención PLN en que obtuvo un 26% de respaldo.

Campaña corta, dura, difícil

Rodríguez pronostica una campaña anormal, dura, difícil, en que partidos y aspirantes deberán apelar a mensajes cortos, contundentes, casi con láser, para intentar convencer a un electorado de distintos sectores, desencantado con los grupos y los políticos.

Los partidos serán transbordadores, el peso lo llevarán los candidatos, comentó.

Liberación se verá obligado a construir puentes con sectores clase media y juventud, entre otros, de los que está desvinculado.

Según las cifras de Demoscopía, PLN cuenta a este momento con 26% de respaldo en el electorado.

Es una ventaja pero no una garantía, aseveró Rodríguez.

El exmandatario tiene el reto de apelar al 100% del liberacionismo, añadió.

Deberá realizar una campaña que lo consolide como el eventual candidato ganador que es visto en estos momentos, enfatizó.

Las propuestas realistas de empleo serán cruciales, en el tanto la tasa de desempleo se mantiene en 17,7%, estimó.

Un 45% de los ciudadanos –según Demoscopía– se declara independiente o dice no sabe no responde cuando se hicieron las más recientes consultas con miras a las próximas elecciones, en que PLN intenta por tercera vez volver al poder tras dos fracasos consecutivos en 2014 y 2018.

El analista no descarta una segunda ronda pero tampoco cierra la posibilidad de que las elecciones se definan en primera vuelta.

Desechó la eventualidad que surja en las próximas semanas un candidato mesiánico, tipo Bukele en El Salvador, “porque ya no hay tiempo” y, además, el votante costarricense no está acostumbrado a ese tipo de escogencias.

-¿Impactarán los escándalos Cochinilla y narcopolítica?

-El efecto explosivo, inmediato, ya pasó, respondió.

-¿Se acaba la era PAC?

-No necesariamente. Tras dos periodos de gobierno, a estas alturas su respaldo se reduce a 8,5% con miras a los próximos comicios.

Pero, según dicho analista, el PAC cuenta con una fuerza “oculta” de apoyo que se manifiesta en hasta un 25% de aval a todo lo que haga o diga el presidente Carlos Alvarado.