Edgar Fonseca, editor/Foto BBC

El keniano Eliud Kipchoge, convertido en el mejor maratonista de todos los tiempos, se alzó este sábado (domingo en Tokio) con el oro de la prueba reina de los Juegos Olímpicos 2020, el maratón de 42 kilómetros con un tiempo de 2:08:38, su segundo triunfo consecutivo en las justas globales en esa exigente competencia.

“Tokio 2020 ha sucedido, significa mucho, significa que hay esperanza”, afirmó a BBC apenas concluida el maratón.

¡Qué carrera y qué campeón!

Es solo el tercer atleta en defender el título de maratón masculino. Se quedó con el pelotón durante la mayor parte de la carrera y luego se alejó hacia el horizonte cuando quiso, y nadie lo estaba alcanzando. El calor ha sido intenso hoy, pero no parece cansado en lo más mínimo después de unos maravillosos 42 kilómetros. Gana por más de un minuto sobre un campo de los mejores corredores del mundo. Su tiempo ganador es de 2 h 8 min 38 seg. Guau, narró BBC de Londres.

Kipchoge anunció su huída en el km 31 y ahí se rompió todo. 

El atleta que más ha revolucionado el atletismo en los últimos tiempos, que ha inventado las contrarrelojs en el maratón y que es una firma comercial en sí mismo tomó, unos 200 metros. El oro ya era suyo. Entre oro y oro olímpico ha corrido seis maratones y los ha ganado todos poniendo récords del mundo, salvo el de Londres en octubre de 2020 en el que fue octavo. Cumplirá 37 años y parece no tener fin. Su distancia se amplió por encima del minuto antes de afrontar los cuatro últimos km, relata el sitio deportivo Marca de Madrid.

Hay esperanza

El cuatro veces medallista olímpico habló con Nick Hope de BBC Sport después de la carrera:

“En primer lugar, quiero agradecer a todos por el apoyo ya aquellos que hicieron posible los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

“Estoy feliz de defender mi título y demostrarle a la próxima generación que si respetas el deporte y eres disciplinado puedes cumplir con tu misión”.

“No fue realmente fácil, pero fue realmente difícil para todos si se tiene en cuenta el clima. Estoy feliz de cruzar la línea de meta como el más rápido.

“Tokio 2020 ha sucedido, significa mucho, significa que hay esperanza. Significa que estamos en el camino correcto hacia una vida normal. Así que estamos en el camino hacia nuestras vidas normales, que es el significado de los Juegos Olímpicos”.