Edgar Fonseca, editor/Foto-Video OIJ

Seis personas, entre ellas un ciudadano estadounidense, aparecieron sin vida la madrugada de este lunes en una finca en Llano Bonito Brunka de Buenos Aires, Puntarenas, informaron las autoridades.

Las víctimas son cuatro hombres y dos mujeres, todos mayores de edad.

El extranjero fue identificado como Stephen Paul Sandusky de 61 años, residente, quien desde los años 90 vivía en el país. Tuvo, entre otras actividades, un restaurante en Dominical.

Las otras víctimas, según reporte oficial, se trata de un mecánico de Pérez Zeledón de apellidos Quesada Cascante de 44 años; su esposa de apellido Villarevia de 41 y el hijo de ambos de 20. Eran vecinos de Rivas de Pérez Zeledón.

Una segunda mujer en la escena fue identificada como de apellidos Zúñiga Rodríguez, de 40 años.

El cuarto hombre fallecido fue identificado de apellidos Borbón Muñoz de 38 años.

Los datos preliminares indican que los tres miembros de la familia Quesada Villarevia, que se hacía acompañar de otra pareja, decidieron emprender un viaje hasta esta localidad,  para realizar unos trabajos de reparación de maquinaria, sin pensar siquiera que tal decisión tendría el fatal desenlace, informa el sitio PZ Actual de Pérez Zeledón.

Presumen masacre por intento de asalto

Al menos dos de los fallecidos aparecieron calcinados, confirmó Walter Espinoza, director OIJ, esta mañana de lunes.

Afirmó que los cuerpos de las víctimas quedaron fuera de la vivienda de la finca

Se investiga si los asesinatos fueron perpetrados dentro del inmueble o fuera.

La hipótesis inicial que manejan los investigadores, amplió Espinoza, es que el múltiple asesinato se dio por un asalto.

En el sitio hallaron tres vehículos 4×4 y un tractor.

Apareció un pick up quemado y en su cajón estaba un cuerpo calcinado.

A la par de dicho vehículo hallaron otro cuerpo, calcinado.

Frente al pick up encontraron a las dos mujeres con heridas de arma de fuego en la cabeza.

En un callejón, a 100 metros estaba el cuerpo de un hombre con heridas de bala, con mucho rastros de sangre y signos de registro en sus ropas, afirmó una fuente del OIJ.

Mecánico llegó a hacer reparación

Ellos llegaron al sitio ayer por la mañana ya que el mecánico fue contratado por el norteamericano para que le reparara una maquinaria.

Sus familiares perdieron contacto con ellos después del mediodía por lo que decidieron viajar hasta el sitio.

Entraron avanzada la noche y llegaron al lugar a medianoche donde descubrieron el múltiple asesinato.

De la entrada de calle pública al sitio del crimen por propiedad privada hay unos 4 kilómetros de distancia, confirmaron las autoridades.

Quienes llegaron al sitio encontraron la vivienda con múltiples signos de registro y algunos artículos que los agresores intentaron robar como una motoguadaña, una máquina de soldar e insumos agrícolas.

El caso fue alertado a la 1 a.m., informaron las autoridades.

Se desconoce qué causó esta matanza en dicho sitio, uno de los mayores hechos sangrientos de los últimos años en el país.

Se presume inicialmente el robo como causa de los hechos.

Agentes del OIJ se movilizaron a la zona.

También se desplazaron miembros de otros cuerpos de socorro.

Las víctimas mostraban impactos de bala.

Lamento en Pérez Zeledón

El hecho causó conmoción en Pérez Zeledon. El sitio Facebook PZ Actual destacó:

Este será un día que marque para siempre a las familias de estas personas cuya vida les fue arrebatada, es un trago difícil de digerir, prácticamente imposible ponerse en esos zapatos. Los humanos somos rápidos en juzgar sin medir el dolor ajeno. Ninguno de nosotros estuvo allí ni sabe lo suficiente para dar una sentencia. Todo lo que sucedió es confuso y hoy gran parte del cantón de Pérez Zeledón se viste de luto. Por los hijos que quedan sufriendo, por lo padres que aún no lo aceptan, por los amigos que tratan de mantenerse en pie ¡Mostremos empatía!

Información en desarrollo