PuroPeriodismo/Foto Cubanet, La Habana

Desde el amanecer de este lunes, agentes de la Seguridad del Estado vestidos de civil se desplegaron en plazas, parques y tomaron las azoteas próximas al Capitolio de La Habana, como parte del operativo para impedir la Marcha Cívica convocada para las tres de la tarde de este 15 de noviembre y que finalmente no pudo realizarse debido a la represión, denuncia el sitio independiente 14ymedio desde La Habana.

“Esto está caliente”, compartió Yuniel, un joven que dio testimonio a 14ymedioen las cercanías del Parque Central. Este habanero de 28 años fue de los pocos que se atrevió a salir de su casa, en una jornada en que muchos padres impidieron que sus hijos jóvenes y adolescentes pusieran un pie fuera de sus viviendas por temor a que fueran arrestados.

Agentes vestidos de civil que simulaban estar en la cola de un comercio, calles con pocos transeúntes y grupos de vigilantes en las esquinas marcaron este lunes en que la represión logró ahogar la convocatoria pero también dejó un hondo malestar entre los ciudadanos, hartos del aumento de controles que se han vivido en la Isla tras las protestas del 11 de julio, agrega dicho medio.

Cuando el reloj marcó las tres de la tarde, la hora acordada para la Marcha Cívica, las calles casi desiertas en algunas zonas de Centro Habana, Habana Vieja, Cerro y Plaza de la Revolución eran el panorama que se veía. Muchos agentes de la policía política inquietos en las esquinas, algún que otro transeúnte en sus labores diarias y unas personas vestidas de blanco.

Ambiente muy tenso

“Aquí en Prado hay policías, militares y muchos segurosos, el ambiente está muy tenso. También veo a la prensa internacional, boinas rojas y repudiantes. Cuando venía caminando hacia acá vi un pequeño grupo vestido de blanco subiendo hacia el Parque Central, pero muy pequeño”, describió una joven desde el céntrico paseo, que insistió en señalar la presencia de muchos “policías disfrazados, sobre todo vestidos de azul y rojo”.

Especial PuroPeriodismo/14ymedio, La Habana