Edgar Fonseca, editor

El caso Cochinilla de alegada corrupción en la contratación de obra pública que estremeció al país el 14 de junio y otros dos casos vinculados al narcotráfico internacional fueron reconocidos este lunes como las mejores investigaciones del OIJ en 2021.

Cochinilla se convirtió en el mayor caso de investigación policial-judicial de presuntas anomalías en la gestión pública revelado desde 2004 con los escándalos por las investigaciones y detenciones de los expresidentes Rodríguez y Calderón.

Luego de vigilancias, seguimientos, entrevistas, labores de análisis criminal, y operativos policiales fue que se logró por medio de 57 allanamientos realizados el 14 de junio de 2021, la detención de 30 personas, quienes junto con otras 44 más figuran como sospechosas de incurrir en este delito según consta en el informe policial remitido por los investigadores judiciales al Ministerio Público, destacó un informe oficial.

Los otras dos investigaciones premiadas se refieren al caso “Kaleto” o “Turesky”, revelado el 23 de mayo, sobre una gran red narco internacional, algunos de cuyos miembros lograron penetrar estamentos como la Asamblea Legislativa y el Poder Ejecutivo adonde acudieron en gestiones de supuestas obras de bien social.

La tercera investigación reconocida se denominó “Patria” que desarticuló en 2020 otra red dedicada al narcotráfico internacional con operaciones desde Colombia, nuestro país y México y el uso de pistas clandestinas en Guanacaste.

En este caso hubo 70 detenciones tras cinco años de investigaciones, según la versión oficial.


PRIMER LUGAR: “COCHINILLA” *

Tras dos años y medio de investigación por parte de los agentes de la Sección de Anticorrupción del Organismo de Investigación Judicial, se llegó al desenlace del que quizás ha sido uno de los principales casos de corrupción de los últimos años, en el cual se vieron involucrados tanto funcionarios del CONAVI, así como funcionarios de empresas constructoras privadas, destaca dicho reporte.

“Cochinilla” como se le denominó a este caso por parte de los agentes de la Sección de Anticorrupción, su nombre se inspiró en un insecto el cual se encuentra oculto en partes oscuras de las plantas y que poco a poco las daña, sin ser detectado fácilmente.

Poniendo en contexto con el caso en investigación, sería como se fueron fraguando los actos de corrupción ocultos detrás de mecanismos que tratan de no evidenciar su actuar nocivo, aclaran.

La investigación inició en el mes de agosto del año 2018, luego de que los agentes judiciales recibieran información confidencial donde se indicaba sobre diferentes irregularidades que en apariencia se estaban presentando a lo interno de dicha institución pública, específicamente con lo que se refiere a la otorgación de licitaciones para la construcción de obra pública.

A través de las investigaciones, se logró determinar que las y los funcionarios públicos involucrados en este caso, en apariencia habrían recibido dádivas tanto económicas como de otra índole, esto a cambio de favorecer a determinadas empresas para que fuesen las escogidas para desarrollar los diferentes proyectos de construcción de obra pública.

Los allanamientos se ejecutaron en las oficinas del CONAVI, así como en las casas de las y los sospechosos en diferentes partes del país, siendo que los agentes judiciales en el operativo policial decomisaron más de 34 millones de colones, mas de 100 mil dólares, gran cantidad de artículos electrónicos y otras evidencias de importancia para el caso.

Esta investigación contó con la colaboración de otras oficinas del OIJ como la Unidad de Vigilancias y Seguimientos, la Unidad de Análisis Criminal y Peritos del Área de Delitos Económicos y Financieros.

Igualmente se coordinó con diferentes cuerpos policiales de nuestro país, grupos de choque y más de 500 agentes del OIJ, para que los allanamientos concluyeran de forma positiva.

Este caso es de suma importancia para la policía judicial, pues además de desarticular esta organización criminal, se generó un impacto positivo para el país y gracias a la ardua labor de los investigadores de la Sección de Anticorrupción, es la primera vez que se logra que a una investigación por delitos funcionales, se le brinde la declaratoria de crimen organizado, enfatiza el informe de los reconocimientos anuales.  

SEGUNDO LUGAR: “KALETO” 

Fue el 20 de agosto del año 2018, cuando un equipo conformado por ocho agentes judiciales de la Sección Especializada Contra el Crimen Organizado, iniciaron la investigación del caso denominado “Kaleto”, por medio del cual el OIJ desarticuló una organización criminal dedicada al trasiego de estupefacientes a nivel internacional y a la Legitimación de Capitales, consigna el reporte oficial.

Mediante el proceso de investigación, los agentes judiciales lograron establecer que esta agrupación criminal era liderada por un sujeto de apellido James y otro de apellido Cartín, quienes ya eran conocidos en el ámbito policial por estar relacionados con estos delitos.

El modo de operar de esta organización consistía en el método llamado “contaminación de contenedores”, es decir, introducían maletines con droga tipo cocaína en contenedores que llevaban productos lícitos para Europa, esto sin que la persona exportadora en Costa Rica y la persona que recibía el producto lícito en Europa, se percataran del trasiego.

Además, se pudo establecer a través de la investigación que dicha organización criminal logró desarrollar muy estructuradamente su empresa delictiva, pues consiguió un manejo total del ilícito, que abarcaba desde los productores en Colombia, el grupo logístico y de Legitimación de Capitales en Costa Rica y sus socios en Europa.

Los tentáculos de esta agrupación delictiva –confirma dicho reporte– llegaron hasta el ámbito policial, logrando los agentes encargados del caso establecer que esta organización reclutó a investigadores del OIJ, quienes en apariencia brindaban información sensible en cuanto a operativos policiales se refiere, esto con la finalidad de que el trasiego de estupefacientes no tuviese conflicto alguno.

Para desarticular esta agrupación criminal los agentes del OIJ trabajaron en conjunto con la DEA, la Policía de Colombia y La Guardia Civil de España.

Se realizaron 40 allanamientos, logrando la detención de 24 personas y quizás uno de los mayores decomisos de dinero en el año, pues se incautó más de ¢400 millones, casi $2 millones y se contó con la participación de mas de 500 agentes de diferentes sedes del OIJ a nivel nacional.

Con la desarticulación de esta organización, además de dar un fuerte golpe al narcotráfico, el OIJ demostró una vez más el trabajo arduo y transparente que se realiza a nivel interno para eliminar de la policía judicial a personas, cuyos valores no representan a la institución.  

TERCER LUGAR LUGAR: “PATRIA” 

El tráfico internacional de droga es uno de los delitos que se presenta con frecuencia en Costa Rica y para la Sección de Estupefacientes del OIJ de San José, atacar este flagelo es el pan de cada día, es así como tras cinco años de ardua investigación los agentes judiciales lograron desarticular una importante organización criminal que operaba en nuestro país, resalta el reporte de los premios.

El operativo del caso llamado “Patria” se efectuó en el año 2020, por medio del cual se logró imputar a 70 personas como sospechosas de conformar esta agrupación criminal, la cual se caracterizó por traer droga en su mayoría cocaína desde Colombia vía marítima hasta suelo costarricense y posteriormente enviarla vía aérea a México, en pequeñas aeronaves las cuales salían de pistas clandestinas ubicadas en Guanacaste, detalla.

Las acciones operativas realizadas por los investigadores de la Sección de Estupefacientes permitieron en una ocasión decomisarle a esta organización 250 kilos de cocaína y detener 14 personas, así como incautar armas de fuego de grueso calibre, cámaras y visores nocturnos utilizados por esta agrupación.

Para la desarticulación de esta organización se realizaron cerca de 280 vigilancias y seguimientos, trabajos en montaña y vigilancias con drones.

Además, en total durante el proceso de investigación se le decomisó 750 kilos de marihuana, 2800 kilos de cocaína, 31 armas de fuego, 27 vehículos y más de 184 mil dólares.

En la investigación de este caso se contó con la valiosa colaboración de unidades tácticas del OIJ, del Ministerio de Seguridad Pública y las diferentes labores de investigación se desarrollaron en conjunto con la DEA y la DIS, siendo que en total para la desarticulación de esta estructura criminal participaron más de mil funcionarios entre agentes judiciales y de los demás cuerpos policiales.

Con la finalización de este caso se produjo un impacto positivo para la seguridad de nuestro país y gracias a lo solido de la investigación se logró que a 51 de los detenidos se les impusiera prisión preventiva, ratifica el informe OIJ.

Fuente: OIJ