Edgar Fonseca, editor

Siete personas detenidas a raíz de un violento altercado protagonizado ayer en el hospital de Heredia son investigadas por los presuntos delitos de motín, resistencia agravada y amenaza a funcionario público, confirmó la Fiscalía esta tarde.

Uno de los individuos de apellido Albertazzi, a quien las autoridades consideran el instigador de los incidentes de ayer, fue detenido esta madrugada, según confirmó el director de la Fuerza Pública, comisionado Daniel Calderón en un tuit a las 2:16 a.m. Estaba encerrado en un vehículo.

Todos, vinculados a acciones antivacunas, llegaron al hospital a protestar por la supuesta retención de un menor cuyo padre se oponía a que fuese inmunizado. Las autoridades del hospital consideraban que era necesario vacunar al menor por presentar factor de riesgo en su salud.

Los involucrados en la protesta llegaron acompañados de la diputada independiente Shirley Díaz.

Forzaron su entrada al área de consulta externa donde golpearon a guardas y al personal y obligaron a suspender servicios, ratificó la CCSS.

7 detenidos

La Fiscalía Adjunta de Heredia confirmó que, en este momento, hay siete personas detenidas, bajo las órdenes de este despacho, ya que se les relaciona con los hechos, informó Sharon Hernández, portavoz judicial. 


Agregó que seis de estas fueron atendidas mediante el procedimiento expedito de Flagrancia. Se trata de imputados con los apellidos Reyes Reyes, Corella Soto, Ramírez Varela, Brenes Chavarría, Villalobos Leitón y Ramírez Alfaro.


Precisó que en vía ordinaria, la Fiscalía de Heredia tramita una causa en contra de una persona apellidada Albertazzi.


Actualmente, a los siete detenidos se les investiga por los presuntos delitos de motín, resistencia agravada y amenaza a funcionario público. Sin embargo, conforme avance el proceso de investigación, los tipos penales podrían variar, añadió la fuente oficial.


En este momento, dijo, se está a la espera de que tanto el Tribunal de Flagrancia como el Juzgado Penal programen  las respectivas audiencias de solicitud de medidas cautelares.

Fuerte reacción legislativa

En el Congreso hubo fuerte censura a lo acontecido en el hospital.

“Hasta ayer creímos que lo habíamos visto todo. No recuerdo haber visto nunca una turba enardecida por la insensatez de marchar de forma violenta contra un hospital, poniendo en riesgo al personal y los pacientes. Mucho menos que miembros de este Parlamento sean cómplices de este grupo que ha perdido la razón y el sentido común”, censuró la diputada Silvia Hernández, presidenta de la Asamblea Legislativa.

“Ante lo sucedido en el Hospital de Heredia, no puedo callar ni tolerar a malandrines que creen tener el derecho de avanzar contra un centro de salud para satisfacer su extraviado concepto de la realidad”, aseveró.

“Costa Rica es un pueblo de gente razonable, y más importante, es un pueblo decente. Por eso, las acciones de este grupúsculo violento son recibidas con el más absoluto desprecio de la mayoría de costarricenses”, enfatizó.

“A los diputados que con sus actos y su presencia contribuyen a empoderar a esa turba, les conmino a que detengan la insensatez. Hay puertas que se abren, y no se puede esperar otro resultado a lo que vimos ayer. Es hora que prevalezca el sentido común”, destacó.

“Me da vergüenza decirle diputada”

“Yo repudio que hayan tomado esas fuerzas terroristas domésticas el hospital y repudio la presencia de Shirley Díaz ahí, porque no puedo ni llamarla diputada, me da vergüenza decirle así. Está atentando contra nuestra institucionalidad y democracia. Hubo pacientes y recién operados que no pudieron recibir tratamientos. Con personas vulnerables, llegan a hacer semejante espectáculo”, dijo la diputada Zoila Rosa Volio.