Edgar Fonseca, editor

Sobreseimiento definitivo dictó un juzgado penal a favor de Eduardo Li, expresidente de la Fedefútbol, investigado por presunta administración fraudulenta en causa interpuesta por la Federación Costarricense de Fútbol, confirmaron los defensores del exjerarca federativo.

El sobreseimiento definitivo lo dictó el Juzgado Penal del I Circuito Judicial de San José, informaron sus abogados Roger Guevara Vega, José Luis Campos Vargas y Felipe Riveros.

La resolución fue comunicada por el juzgado a las partes en audiencia oral, confirmó el abogado Guevara.

La causa que se le seguía a Li era la 16-000792-1220-PE.

La Fiscalía apeló la resolución ante el Tribunal de Apelación, dijo dicho defensor.

La audiencia de argumentos para la apelación de la Fiscalía será, igualmente, oral, añadió.

No precisó cuánto tiempo puede tardar el tribunal en resolver dicha apelación.

Los mismos hechos querellados en EE.UU.

Los defensores de Li destacaron que aportaron abundante prueba proveniente del expediente judicial firmado por la Jueza Pamela K. Chen y de la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York para demostrar que los hechos que la Federación denunció y querelló, son los mismos por los que el señor Li ya había asumido responsabilidad en Estados Unidos, por lo que con base en el principio de cosa juzgada material (non bis in idem), sería inconstitucional juzgarlo nuevamente en Costa Rica.

También, aseveran, se demostró que la Federación Costarricense de Fútbol fue resarcida de cualquier daño o perjuicio económico, por lo que no tiene derecho a reclamar una nueva indemnización.


Según los defensores de Li, el 7 de diciembre del 2020, este mismo Juzgado ordenó un sobreseimiento provisional a favor de Li, y le concedió un año al Ministerio Público para conseguir prueba que demostrara que los hechos acusados no habían sido perseguidos en los Estados Unidos.

Tampoco cabía nueva indemnización


Sostienen que durante ese periodo, la Fiscalía se comunicó con el Departamento de Justicia de ese país, el cual confirmó que la acusación del Ministerio Público y la querella y acción civil resarcitoria de la Federación se basaban en actuaciones por las cuales Li fue condenado en ese país.

Conforme dichas actuaciones, el ente federativo había recibido más de $1.300.000 de indemnización por esos hechos, agregaron.


Para los abogados de Li, la sentencia de sobreseimiento hace justicia al federativo, cierra las pretensiones de castigarlo nuevamente e impide exigirle otro pago de daños y perjuicios a pesar de que la Federación ha obtenido más de $1.300.000 de indemnización por la condena en Estados Unidos.

Rafael Vargas Brenes, igualmente acusado por la Federación por el mismo supuesto delito de administración fraudulenta, también fue beneficiado con dicho sobreseimiento, según el comunicado de los defensores.