Edgar Fonseca, editor

La Fiscalía pidió este martes 28 años de prisión contra el excura Mauricio Víquez Lizano acusado de supuestos abusos sexuales contra un menor mientras ejerció como párroco en Patarrá, Desamparados, en 2003.

Ana Victoria Rojas, fiscal a cargo del caso, pidió se sentenciara al imputado a 10 años de cárcel por un presunto delito de abuso y a 18 por uno de supuesta violación.

“El acusado en esta causa no es cualquier persona, era un sacerdote en el ejercicio de sus funciones para ese momento y se desempeñaba en la parroquia de Patarrá”, destacó Rojas ante el tribunal.

Los hechos que se le atribuyen a Víquez habrían ocurrido –según la fiscala Rojas– entre el 1.° de julio y el 31 de setiembre del 2003 en la parroquia San Juan Bautista de Patarrá en perjuicio de un menor de 11 años, al momento de los hechos, que prestaba servicios en el lugar.

La causa contra el exsacerdote se inició por dos presuntas violaciones agravadas, una corrupción atravada y dos de abuso sexual.

“Se piden las penas máximas”, ratificó la fiscala.

El juicio a cargo del Tribunal Penal de Desamparados se realiza en la sede de tribunales de San José por razones de espacio debido a las restricciines sanitarias por covid-19.

La defensa tenía previsto sus conclusiones la tarde de este martes.

El por tanto sería leído mañana miércoles.

Víquez enfrenta juicio luego de haber sido extraditado desde México el 6 de mayo de 2021 donde fue capturado, en la ciudad de Monterrey, el 19 de agosto de 2019.

Contra él pesaba una orden de captura internacional por parte del juzgado penal de Desamparados a raíz de los hechos que se le atribuyen.