Edgar Fonseca, editor/Foto Policía Nacional, Panamá

Las autoridades de Panamá tienen evidencia de que una red criminal desarticulada en Chiriquí y en la que detuvieron a tres costarricenses está ligada al mexicano Juan Manuel García Hernández, alias El Güero, señalado por la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) como el responsable del transporte de drogas del cartel del Golfo a través de Centroamérica, informó el sábado 16 de abril el diario La Prensa de Ciudad Panamá.

Dicho medio ratifica que fue una alerta del Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI) la que permitió a la Fiscalía contra la Delincuencia Organizada desmantelar la organización criminal que operaba en Chiriquí y que supuestamente responde al narco cartel del Golfo de México.

Se trató de la operación Quijote, en la que fueron detenidas siete personas el pasado martes 12 de abril.

La fiscalía de Panamá tiene evidencia de que Hernández, quien está preso en Costa Rica por tráfico de drogas y blanqueo de capitales, visitó Panamá varias veces para coordinar los trabajos de su grupo, consigna La Prensa.

En la operación Quijote fueron detenidos los costarricenses de apellidos Segura, alias Narizón, y sus cómplices Garro y Núñez, que tenían alerta roja de Interpol para ser detenidos. Además, cuatro panameños.

Según la fiscalía, la red se dedicaba a la compra de reses y fincas para blanquear el dinero.

Segura, Garro y Núñez, escaparon el 22 de febrero a un gran operativo de OIJ y la Fiscalía en San Isidro de Pérez Zeledón y otras localidades.

La Fiscalía presume que la fuga de estos individuos obedeció al parecer a filtración de datos del operativo desde instancias judiciales, lo cual es investigado.

Segura es identificado, por las autoridades judiciales, como un poderoso comerciante en Pérez Zeledón con negocios en ganadería, centros llanteros, lubricentros, restaurantes, entre otros, los cuáles, según las investigaciones, serían parte de una red de legitimación de bienes presumiblemente de origen narco.

Los recientes allanamientos llevaron a las autoridades confiscar bienes de este individuo y su grupo por unos ¢6.000 millones, entre $1.000.000, 00 en efectivo, escondidos en compartimentos clandestinos en vehículos otros sitios.

Las autoridades de Panamá confirmaron el viernes 15 de abril que los tres costarricenses serán deportados a nuestro paìs.

La compañera sentimental de Segura está en fuga.