Edgar Fonseca, editor/Foto El Tiempo, Bogotá

Las autoridades de Colombia y de EE.UU. no descartan la posible conexión del asesinato con fiscal antimafia paraguayo, Marcelo Pecci, acaecido el mates en Cartagena, con la red terrorista islámica Hesbolá, informa este jueves diario El Tiempo de Bogotá.

Agencias federales indagan si la orden de eliminarlo se dio por una retaliación por una operación contra el grupo extremista Hezbolá, amplía el más influyente diario colombiano

En 2019 y gracias a un trabajo conjunto entre Pecci y la DEA, fue extraditado a Estados Unidos, Nader Mohamad Faraht. Este último es procesado por la Corte Sur de Florida por una megaoperación de lavado de activos, vinculada a narcotráfico transnacional y a Hezbolá.

“Aún hay una ficha suelta en Paraguay de esa operación, y en Colombia opera una célula de Hezbolá”, le dijo a El Tiempo una fuente que participa en la investigación al lado del FBI y la DEA, cita el diario.

Otra pista

Sin embargo, aseguró que no se desecha otro móvil: una venganza por las 25 capturas de la reciente operación A Ultranza PY. En este caso, fiscales paraguayos, entre ellos Pecci, y agentes federales lograron la incautación de narcojets, barcos utilizados para traficar y recogieron evidencia de cómo se movían grandes cantidades de dinero de la mafia a través de casas de cambio.

Sobre esta última hipótesis, investigadores agregaron que la orden de asesinar a Pecci le pudo haber sido encomendada al Primer Comando Capital de Brasil. Ese cartel tiene como sede alterna a Paraguay, y Pecci junto con otros fiscales les venían asestando varios golpes.

Al respecto, el general Vargas señaló que la muerte del fiscal Marcelo Pecci fue dirigida por un sistema de crimen organizado transnacional como retaliación a las investigaciones que adelantó en Paraguay.

Especial PuroPeriodismo/El Tiempo, Bogotá