Edgar Fonseca, editor

Ocho expresidentes de la República pidieron al presidente Rodrigo Chaves desistir de apoyar el candidato postulado por el régimen de Daniel Ortega a la Secretaría General del SICA.

El postulado es el abogado Werner Vargas quien formó parte de la cancillería de Nicaragua y de la Corte Centroamericana de Justicia en 2010 cuando el régimen de Ortega ordenó la invasión de Isla Calero, territorio tico en el Caribe Norte, acción condenada posteriormente por la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Los expresidentes destacaron que el candidato de Managua fue parte de instituciones desde las que se produjeron acciones que lesionaron gravemente la soberanía, seguridad y tranquilidad de los y las costarricenses y se produjeron daños ambientales de dimensiones considerables, todo lo cual fue documentado en las resoluciones emitidas por la Corte Internacional de Justicia que fallaron en favor de los intereses del país.

Los exjefes de Estado denunciaron dicha candidatura propuesta por el régimen despótico y opresor que gobierna Nicaragua.

El viernes el Ministerio de Relaciones Exteriores anunció el aval a dicho postulado a partir de un acuerdo regional de cancilleres para designar al Secretario General del Sistema de Integración Centroamericano.

Debido a rechazos anteriores, esta es la cuarta ocasión en que el régimen de Managua intenta asumir esa Secretaría.

El pedido para desistir de ese apoyo lo hicieron los exmandatarios: Óscar Arias (1986-1990 y 2006-2010), Rafael Ángel Calderón (1990-1994), José María Figueres (1994-1998), Miguel Ángel Rodríguez (1998-2002), Abel Pacheco (2002-2006), Laura Chinchilla (2010-2014), Luis Guillermo Solís (2014-2018) y Carlos Alvarado (2018-2022).

Grosera violación de derechos humanos

Destacaron que la política exterior del país ha tenido entre sus pilares fundamentales la defensa de la democracia, la promoción, protección y respeto de los Derechos Humanos y libertades fundamentales, y la promoción de la paz y del desarme.

“Resulta evidente que Nicaragua está en flagrante y grosera violación de todos estos principios como lo confirman los datos sobre adquisición de armamento pesado -tanques, artillería remolcada y lanza cohetes- en los últimos años, y en abierta provocación a esas justas aspiraciones al anunciar recientemente la autorización para el ingreso de tropas a su territorio, incluyendo algunas provenientes de Rusia, misma que ha lanzado un ataque injustificado y feroz sobre el pueblo de Ucrania”, aseveraron los expresidentes.

“Como podrá usted apreciar, señor presidente, ni en nombre de los preceptos que rigen nuestra política exterior, ni de la estabilidad de Centroamérica o de la seguridad de Costa Rica, se puede permitir el nombramiento, en la Secretaría General del SICA, de un representante del régimen que gobierna Nicaragua”, resaltó el comunicado de los 8 expresidentes.

“Por lo demás –enfatizaron–considerando los cambios políticos que tienen lugar en la región y en el mundo, y sin desconocer el realismo que debe permear las decisiones que se adopten, debemos evitar el subordinar a esas nuevas realidades el interés nacional y la defensa de las políticas de Estado que han sido propias de nuestra nacionalidad”.

“Según los procedimientos establecidos por el Protocolo de Tegucigalpa en su artículo 5, las decisiones en la reunión de presidentes ‘se adoptarán por consenso’, por lo que bastaría la sola oposición de Costa Rica para evitar que se consolide una decisión a todas luces contraria a los derechos humanos y contraproducente para Centroamérica y Costa Rica”, añadió el pronunciamiento de los exgobernantes.