Paolo Lüers, periodista, El Diario de Hoy, San Salvador– A nuestro presidente le gustan los anuncios en superlativos: el hospital más grande de América Latina; inversiones extranjeras nunca vistas; el primer país en emitir bonos Bitcoin por miles de millones; el mejor aeropuerto de Centroamérica, más otro en La Unión; Surfcity, Bitcoin City… Casi nada de esto se vuelve realidad. Y ahora anuncia la cárcel más grande de América Latina y esta vez sí es real: ya se está construyendo, aunque sin estudios y permisos medioambientales, sin licitaciones, con toda prisa, porque en algún lugar tienen que concentrar a los 45 mil supuestos pandilleros detenidos bajo el régimen de excepción.

Lo que nuestro presidente no sabe, porque no entiende nada de historia, es que lo que él llama ‘Centro de Confinamiento del Terrorismo’ no será un centro penal, será un campo de concentración.

Los centros penales son instituciones reguladas por la Ley Penitenciaria para el cumplimiento de las penas impuestas por los juzgados y para la rehabilitación de los internos. Pero lo que están construyendo en Tecoluca es otra cosa: un campo de concentración. 

Especial PuroPeriodismo: El Diario de Hoy, San Salvador