Edgar Fonseca, editor/Imagen Facebook Club Sport Cartaginés

El Club Sport Cartaginés tocó anoche la gloria de su historia, acabó con una sequía de 81 años sin campeonatos, y le arrebató a Liga Deportiva Alajuelense el cetro del torneo Clausura 2022.

Pese a acabar en desventaja, 1-0, al finalizar los 90 minutos, los brumosos se mantuvieron fiel al estricto libreto de su t¡monel Geiner Segura y en el primer tiempo extra, al 104´, fulminaron con un golazo de A. Campos de cabeza, sin marca alguna, la pretensión manuda de alzar la copa 31 en su trayectoria.

Aunque intenso, fue un choque menos friccionado que el del domingo anterior en el Fello Meza, donde Cartaginés, en la agonía del encuentro, logró un triunfo clave en la serie finalísima ante los manudos.

Alajuelense arremetió con todo a lo largo del choque de anoche pero no pudo cuajar en goles el peligro que generó ante el marco de Kevin Briceño, salvo el cabezazo de A. Gamboa, al 57´, que puso a retumbar el Morera Soto.

Con un muro defensivo insuperable, una presión asfixiante y peligrosas arremetidas ofensivas, los brumosos sellaron la serie final y sentenciaron las ilusiones manudas, algo que les retorna como un fantasma en los choques definitorios pese a culminar como lideres del certamen.

La misma suerte corrida por los erizos de Andrés Carevic en el Clausura 2021 cuando su archienemigo Saprissa, a punto de quedar eliminados, los tumbó en la serie final con Mauricio Wright al frente como técnico morado, hoy asistente de Segura.

Un segundo aire

El dramático empate brumoso en el tiempo extra, 1-2 global, le dio un aire añadido de impulso a los cartagos mientras los erizos intentaron, vanamente, por todas las opciones la remontada.

Fue un esfuerzo estéril, infructuoso, carcomido por la ansiedad rojinegra de ir contra las cuerdas, una vez más, ante un estadio a reventar de aficionados que mascullaron otra gran decepción.

Se les hizo imposible a los hombres de Albert Rudé la remontada y el nuevo fracaso, sumado a una larga lista de reveses, en la ultima década en la que solo lograron un título en 2020, pone bajo fuego el proyecto gerencial deportivo de Alajuelense, la permanencia de su cuerpo técnico y de figuras, cuyo rendimiento está bajo severo cuestionamiento por la afición.

Alajuelense, aunque mostró mayor vocación ofensiva que en los anteriores choques de la final, no fue lo contundente que se esperaba y pagó caro, al dejar ir un nuevo cetro pese a concluir un torneo de alta constancia y dominio.

Cartaginés recogió el fruto de renovación sembrado en años recientes con un equipo amalgamado entre veteranos y jóvenes y la convicción de que en este 2022 y en tierra ajena era posible alcanzar el esquivo cuarto cetro que se les negaba desde aquel lejano 12 de enero de 1941 cuando campeonizaron por tercera vez.

Un merecido premio a un equipo que en la instancia decisiva del torneo mostró su mejor cara de espuela, oficio y una dosis sobrada de pundonor.

La noche se celebración se antojaba muuuuuy larga para los brumosos que eran esperados por miles de sus aficionados en el sector de las Ruinas en el centro de la Vieja Metrópoli.