Edgar Fonseca, editor

La exprimera dama, Claudia Dobles, defendió la legalidad del proyecto de plan eléctrico interurbano ligero que impulsaba la administración Alvarado y que fue descartado la semana anterior por el presidente Rodrigo Chaves al alegar que se trataba de un “capricho”.

“Es completamente falso que la contratación de la consultoría no fue licitada. De hecho, es imposible en nuestro sistema legal, aunque parezcan ignorarlo algunas autoridades actuales”, aseveró Dobles en un artículo publicado en La Nación.

“Esta contratación fue pública, competida, controlada, y la ganó una empresa de verdad. Todo se hizo como es debido legal y éticamente”, ratificó.

“Por eso solo pueden recurrir a insinuaciones cobardes o perfiles falsos sin pruebas”, denunció.

“Lo que me parece más asombroso –lamentó– es tener que dedicar tiempo a rebatir falsedades tan burdas y dañinas, cuando el problema real es otro”.

¿Cómo se explica ese grado de interés, de constructoras de obras y máquinas de tren, u operadoras de ferrocarriles y metros, o financiamientos tan grandes y blandos, si el proyecto si el proyecto fuera tan débil y carente de estudios, como dicen algunos profetas de las posverdad?, cuestionó al destacar los $271,3 millones aprobados inicialmente para el proyecto por el Fondo Verde del Clima, con $250 millones a 40 años plazo, 10 años de gracia y 0% de interés.

“Todo indica –aseveró– que no habrá tren en Costa Rica ni a corto ni a mediano plazo, y que seguiremos en deuda con las personas que no gozarán del transporte público de calidad que necesitan y merecen”, criticó Dobles quien acompañará al expresidente Alvarado en la Escuela Fletcher de Diplomacia en Boston, en Medford, Massachusetts, donde el exmandatario asumió un puesto de docencia tras acabar su mandato.

No es un tranvía

En un resumen de su artículo, la exprimera dama Dobles añadió:

1. El Tren Eléctrico no es un tranvía. Lo técnicamente preciso es definirlo como un tren ligero o tren-tram.

2. El Tren Eléctrico iría a 20km/h únicamente en áreas urbanas, a 50km/h en semiurbanas y a 70Km/h en áreas interurbanas, y sí se hicieron estudios detallados de tránsito y 19 microsimulaciones en las intersecciones más complejas.

3. Es completamente falso que la contratación de la consultoría no fue licitada. De hecho, es imposible en nuestro sistema legal, aunque parezcan ignorarlo algunas autoridades actuales.

4. No están mal puestos los puntos cardinales en los planos. El Norte está ubicado de manera técnicamente válida. Aunque lo usual es poner el norte en la parte superior, en ocasiones puede hacerse diferente con fines ilustrativos, siempre y cuando se indique en qué orientación está a efectos de interpretarlo. Así lo hizo ese plano. 

“Por eso, ni el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos, ni consultores internacionales que revisaron el trazado en plena pandemia —es decir, no estuvieron en el país y se guiaron por lo que los planos mostraba— tuvieron problemas para interpretarlo apropiadamente”.

5. Es falsa toda afirmación de que se “desvió” la línea 4 del tren eléctrico para beneficiar al Parque Viva. El trazado de la línea del Pacífico está ahí desde 1910, o sea, 105 años antes de que el parque fuera inaugurado.

La verdad sigue siendo el camino que libera a las personas y el imperativo ético para toda persona que se respeta a sí misma. Por ello, por los más humildes, que son los que más dependen del transporte público y merecen que sea de calidad, examino algunos aspectos de la verdad sobre el tren eléctrico de pasajeros.