Editorial diario La Prensa, Managua-Esta semana varios periodistas y otros trabajadores de LA PRENSA han sido víctimas de la represión y el asedio policial. En los últimos días, ha sido sobre todo contra el equipo que dio cobertura a la expulsión de las Misioneras de la Caridad de Santa Teresa de Calcuta.

Según la información publicada por este mismo Diario, el miércoles 6 de julio por la noche varios agentes de la Policía se llevaron preso al chofer del equipo que cubrió el hecho noticioso antes mencionado. Otro conductor, que también presta su servicio profesional a LA PRENSA, fue capturado más tarde, esa misma noche

Además, dos patrullas policiales se presentaron en la vivienda de la reportera que cubrió la expulsión de las monjas, al parecer para capturarla, lo mismo que en casa del fotógrafo que la acompañó para hacer la cobertura gráfica. Afortunadamente ellos no estaban en sus viviendas y no fueron capturados.

Las autoridades no informaron previamente que la salida de las monjitas de Managua hacia Costa Rica era una operación de seguridad con restricción o prohibición de cobertura periodística. De manera que los integrantes del equipo de LA PRENSA fueron confiadamente a cubrir el hecho, como se hace con cualquier otro acontecimiento que tenga valor periodístico.

Especial PuroPeriodismo/diario La Prensa, Managua