Especial PuroPeriodismo/La Prensa, Ciudad Panamá

El descubrimiento en Brasil de la mayor red de corrupción en América Latina, a través de la Operación Lava Jato, provocó un terremoto político en 2014, cuando se conocieron las empresas brasileñas involucradas en lavado de dinero, sobornos y financiamiento ilícito de campañas electorales en casi todo el continente, destaca un informe de La Prensa de Ciudad Panamá.

La más famosa de estas empresas: Odebrecht, que repartió coimas y pagos ilegales desde el Río Bravo hasta Tierra de Fuego, y causó otro sismo al confesar sus crímenes ante la justicia de Estados Unidos, Brasil y Suiza en 2016.

Panamá: un tsunami de contratos, sobrecostos y corrupción

En Panamá, donde hoy está previsto que inicie el juicio, los únicos condenados de alto perfil hasta ahora fueron juzgados fuera del país: Ricardo Alberto y Luis Enrique Martinelli. En el rincón donde la empresa cosechó 25 contratos por $10 mil millones -con sobrecostos de más de $2 mil millones- y donde pagó sobornos por más de $130,000,000, aún no hay sentenciados de alto perfil, pero sí arreglos de pena con algunos testaferros y funcionarios de la empresa.

Especial PuroPeriodismo/La Prensa, Ciudad Panamá