Edgar Fonseca, editor/Foto Facebook Casa Presidencial

El presidente Rodrigo Chaves constató ayer sábado de primera mano el desastre ambiental por la minoría ilegal en el fallido proyecto de Crucitas, Cutris de San Carlos.

Admitió que nada puede hacer el gobierno respecto a lo que ocurre en el sitio mientras no se resuelva un arbitraje internacional interpuesto por la firma Infinito Gold que pretendía desarrollar la explotación.

“A los temas sociales les vamos a entrar ya”, confirmó.

“A los temas de manejo de recursos ambientales hay que esperar”, aceptó al aclarar que el arbitraje sería resuelto en noviembre.

Operaciones en caliente

Chaves visitó la zona y verificó de operaciones de mineros ilegales que se habían dado la noche previa.

“Todavía hay minería ilegal en esta zona”, lamentó.

“Vimos de nuestros propios ojos tres excavaciones de anoche”, ratificó.”El tema no está resuelto y debemos trabajar desde hoy mismo en solucionarlo”, dijo.

Chaves visitó la zona acompañado de ministros y otros jerarcas así como por diputados regionales.

El gobernante dio cifras el 29 de junio de que Crucitas puede producir hasta $20.000 millones en oro por lo que planteó la posibilidad de explorar la explotación ya que, sostuvo, en estos momentos la extracción ilegal se lleva la producción hacia Nicaragua.

La minería a cielo abierto fue prohibida por la Asamblea Legislativa en 2010 lo que hizo colapsar el proyecto de la empresa canadiense Infinito Gold.

No es partidario

“Esto no es partidario. No tiene que ver nada con intereses electorales”, insistió Chaves en la zona.

“Esto es un tema país”, enfatizó.

“Por eso vinimos, porque estamos olvidando el olvido, ya no vamos a volver la cara para el otro lado”, añadió.

“Tenemos que proteger al pueblo de Crucitas, a todos los costarricenses, a nuestro medio ambiente, a nuestros minerales y recursos naturales. No podemos seguir en el abandono”, agregó.