Exigirán probar que unidades que circulan no hayan superado vida útil

Edgar Fonseca, editor

Menos de una semana después de la tragedia de Cambronero, cuando un bus cayó a un guindo con saldo de 9 muertes y 55 lesionados, el MOPT amenazó ayer con suspender empresas que operen con unidades antiguas, que hayan superado su vida útil.

Así lo advirtió el Consejo de Transporte Público al confirmar que el bus accidentado daba servicio pese a que desde hace un año había superado su vida útil.

Revisión nacional

Según un comunicado oficial, la Junta Directiva del Consejo de Transporte Público (CTP), acordó iniciar un proceso de revisión detallada para corroborar la antigüedad que tienen las unidades de transporte público que circulan en el país.

Justificaron la medida luego de corroborar que el autobús accidentado en el sector de Cambronero, a causa de un evento imprevisible de la naturaleza, había cumplido su vida útil en el 2021.

Los habían prevenido

Según la versión oficial, el CTP había prevenido a la empresa autobusera para que sustituyera la unidad, sin que, hasta la fecha del percance, esa advertencia fuera atendida.

Advirtieron que la Administración continuará aplicando de forma estricta los procedimientos administrativos que correspondan por los vencimientos de la antigüedad de la flotilla con la que operan las empresas y en caso de no atenderse las notificaciones, se exponen hasta la suspensión de sus operaciones.

Según el anuncio, aunque existe un proyecto de Ley que busca que la vida útil de los autobuses se extienda a 20 años, actualmente se debe de aplicar los 15 años que como máximo establece la Ley.

Ratificaron que, paralelo al desarrollo de esa revisión, el CTP y la Policía de Tránsito continuarán coordinando la fiscalización rigurosa para verificar el estado de los permisos con los que operan las unidades de servicio público a nivel nacional