Michael Moore-Son las 6 de la mañana y no me he acostado. Los titulares ya están apareciendo en mi pantalla:

-“No hay signos de ‘ola roja’ mientras la carrera por el Congreso sigue siendo reñida” (New York Times)

“El Congreso cuelga en equilibrio mientras los demócratas desafían las expectativas” (Washington Post)

-“La ‘ola roja’ no se materializa cuando Fetterman obtiene un escaño crucial en el Senado para los demócratas” (The Guardian)

-“El control del Congreso sigue en juego mientras los demócratas evitan la ‘ola roja’ anticipada” (The Wall Street Journal)

Revisé mi bandeja de entrada y muchos de ustedes me escribieron durante la noche.

Muchos de ustedes que trabajaron duro durante estos últimos meses para evitar el baño de sangre.

Una toma de posesión fascista por parte de una lista completa de negadores de elecciones y supresores de votos.

Y ahora sabemos que no habrá baño de sangre. Hoy no.

Y es porque nosotros y millones más construimos un campo de fuerza alrededor de los que odian y los fanáticos para detenerlos en seco. Y eso es lo que ha sucedido.

A veces tienes que perder una o dos batallas para ganar la guerra.

Me encanta cómo todos sabían que si por alguna razón no podíamos crear un tsunami azul el día de las elecciones, nuestra segunda mejor opción era asegurarnos de que no hubiera una ola roja.

Especial PuroPeriodismo/Michael Moore.com