PuroPeriodismo/Foto FIFA World Cup

Francia se deshizo de Polonia para meterse en cuartos gracias a una exhibición de Mbappé, que marcó un doblete y dio la asistencia de primer tanto a Giroud. Un tanto del ariete del Milan que sirvió para abrir la lata y convertirle, con 52 goles, en el máximo goleador histórico de la selección ‘bleu’, superando aThierry Henry. Kylian ya lleva los mismos goles que Messi en un Mundial (9) y parece que no tiene techo. Su potencia es un valor seguro para Deschamps y los suyos, una carta ganadora, destaca Mundo Deportivo de Barcelona

La selección francesa ejerció de vigente campeona y fue a por el partido desde el inicio, quisiendo imponer su talento por encima del incansable trabajo polaco. Francia, con tres mediapuntas top como Dembélé, Griezmann y Mbappé, que abusaba por el carril izquierdo de Cash y el veterano Glik, que aparecía para ayudar a su compañero. Pero aún así, el del PSG hizo lo que quiso desde el comienzo, agrega dicho sitio.

También Dembélé, escorado por Koundé que jugó de lateral, mostró una buena versión por la derecha. Al extremo culé le acompaña un contexto que le exige prácticamente la excelencia para jugar arriba. Tiró varias diagonales y fue el primero que probó a Szczesny con un diparo lejano, pero centrado. Se le vio eléctrico, aunque a veces, como en el Barcelona, le faltó algo de control en los metros finales.

Especial PuroPeriodismo/Mundo Deportivo, Barcelona