Edgar Fonseca, editor

Costa Rica, Uruguay y Chile figuran como las tres naciones de Latinoamérica con los niveles más bajos de impunidad, según el Atlas de la Impunidad que mide a 197 países en campos como gobernanza responsable, abusos de derechos humanos, explotación económica y corrupción.

Los países centroamericanos se ubican en la parte superior del Atlas, con las notables excepciones de Costa Rica y Panamá, cuyos niveles de impunidad mucho más bajos los ubican en los lugares 131 y 114, respectivamente, destaca el reporte del Chicago Council on Global Affairs y Eurasia Group.

Sin ejército, gasto en educación y programas sociales

Costa Rica sobresale en la región centroamericana por ser fuertemente democrática, resalta el informe.

No obstante, alerta de estancamientos políticos en el país.

“Los países del Triángulo Norte son especialmente propensos a la influencia presidencial o de élite sobre las instituciones, incluidos los tribunales, mientras que la sociedad costarricense se caracteriza por ser fuertemente democrática, aunque tiende a sufrir estancamientos políticos. Además, Costa Rica no ha sufrido conflictos violentos desde el final de su guerra civil en 1948, después de lo cual eliminó sus fuerzas armadas y redirigió el gasto de defensa a la educación y los programas sociales”, cita dicho informe.

“América Latina –añade– se compone principalmente de sociedades poscoloniales y posconflicto, aunque sus países obtienen puntajes diversos en el Atlas de la Impunidad. Sin embargo, una característica común es que los indicadores de conflicto y violencia elevan los niveles de impunidad en muchos países. De hecho, todos menos Uruguay, Costa Rica y Chile quedan fuera del cuartil de países con mejor desempeño y los niveles más bajos de impunidad”.


“Si bien el desempeño de la región refleja problemas adicionales relacionados con la inestabilidad política, la corrupción y los derechos de propiedad, los puntajes en democracia electoral, políticas ambientales y reconstrucción posconflicto son más alentadores. Por ejemplo, Chile, Argentina y Paraguay experimentaron dictaduras violentas en el siglo XX, pero ahora ocupan los puestos 61, 95 y 100, respectivamente, en la dimensión de conflicto y violencia”, consigna el Atlas de la Impunidad.

Venezuela caso crítico


Venezuela, segun dicho estudio, es un punto crítico particular para la impunidad. Ocupa el puesto 11 en el Atlas, lo que refleja un mayor nivel de impunidad que Haití (15°) y Nicaragua (38°), en gran parte como resultado del gobierno autoritario de Nicolás Maduro, quien ha intensificado la represión incluso cuando adopta un enfoque más pragmático de la economía. Venezuela se encuentra entre los cinco países con peor desempeño en la dimensión de gobernanza irresponsable, justo detrás de Corea del Norte y por delante de Myanmar, algo que es poco probable que cambie en el futuro previsible.

Es poco probable, advierten, que Maduro acepte unas elecciones presidenciales competitivas en 2024, dados los altísimos costos personales de salida asociados con la pérdida del poder. Estos incluyen la perspectiva de un enjuiciamiento internacional en respuesta a los abusos del régimen.


¿Impunidad en cuáles áreas? *

La impunidad es el ejercicio del poder sin rendición de cuentas, que se convierte, en su forma más descarnada, en la comisión de delitos sin castigo. En pocas palabras, la impunidad es la idea de que “la ley es para los tontos”, una noción que los líderes de derechos humanos temen que esté en aumento en las instituciones políticas de todo el mundo. Desde el comportamiento en conflicto hasta la explotación económica, desde la degradación ambiental hasta el retroceso democrático, la batalla entre la impunidad y la rendición de cuentas es un lente crítico para comprender lo que está sucediendo en el mundo. The Atlas of Impunity

El Atlas de la Impunidad se basa en 67 indicadores estadísticos extraídos de 29 fuentes validadas. Mide la impunidad en cinco dimensiones:


Gobernanza irresponsable: respeto por el estado de derecho y capacidad de respuesta a los ciudadanos
Abuso de los derechos humanos—Adhesión a los tratados internacionales de derechos humanos y uso de la violencia para la coerción política
Explotación económicaCorrupción, mal trato a los trabajadores y relación entre el estatus económico y las libertades civiles y políticas
Conflicto y violencia: participación en conflictos en el extranjero y niveles de violencia dentro de un país
Degradación ambiental—Contribución a la crisis climática, agotamiento de recursos y contaminación

Cada una de las cinco dimensiones tiene entre diez y 15 indicadores que sustentan su puntaje. Al seleccionar los datos, buscamos conjuntos de datos que fueran universales, independientes y creíbles, con estadísticas actualizadas anualmente que pudieran usarse en futuras ediciones del Atlas.


En general, 197 países y territorios se califican en una escala de 0 a 5 en cada uno de estos cinco ámbitos de impunidad y rendición de cuentas y luego se les asigna un puntaje general de impunidad, donde los puntajes más altos significan más impunidad y los puntajes más bajos significan menos impunidad.

Sobre la base de estos puntajes, el Atlas clasifica a los países, colocando a los que tienen los niveles más altos de impunidad en la parte superior de la tabla (Afganistán, Siria y Yemen) y a los que tienen los niveles más bajos en la parte inferior (Finlandia, Dinamarca y Suecia). ). Treinta y cuatro de los países o territorios encuestados no tienen datos suficientes para una puntuación completa.

Fuente: The Atlas of Impunity