Especial PuroPeriodismo/Atahualpa Amerise, BBC Mundo

Si hay una opositora especialmente incómoda para el gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua es Dora María Téllez. Bajo el seudónimo de la “Comandante Dos”, Téllez (Matagalpa, 1955) luchó mano a mano con Ortega en la revolución sandinista que en 1979 puso fin a más de cuatro décadas de dictadura de la familia Somoza.

Tras participar en los primeros gobiernos sandinistas como ministra de Salud, la exguerrillera e historiadora se desencantó y pasó a la oposición para reivindicar los ideales de democracia y justicia social que consideraba olvidados.

Su antiguo compañero de guerrilla, que ocupa el poder desde 2007, nunca se lo perdonó.

En junio de 2021 Téllez fue encerrada en la temida cárcel de El Chipote en Managua por “traición a la patria” y más tarde se le imputó el cargo de “conspiración”.

Tras más de un año y medio en prisión, llegó el jueves a Washington DC en un vuelo desde Managua junto a otros 221 disidentes que permanecían encerrados en varios penales del país o -los menos- bajo arresto domiciliario.

El régimen de Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, deportó a Estados Unidos a los opositores, desde estudiantes hasta sacerdotes y políticos, a quienes consideró “traidores a la patria” y les revocó la nacionalidad nicaragüense.

Entre ellos destaca la figura legendaria de Dora María Téllez, a quien BBC Mundo entrevistó en la capital estadounidense 24 horas después de su llegada.

Especial PuroPeriodismo/BBC Mundo