Edgar Fonseca, editor/Foto Zoom PuroPeriodismo

Con base en un ejercicio de humildad, introspección y realidad política, el presidente Rodrigo Chaves y su equipo de gobierno deberían apuntar a un viraje de gestión por los próximos dos años que los aleje de la confrontación y polarización en que están sumidos, advierten analistas consultados.

En ello coincidieron el abogado, exministro y exdiputado Francisco Chacón (periodo 2010-2014) y los economistas Ronulfo Jiménez, exdirector del Banco Central y Jose Luis Arce, Director de Análisis y Estrategia en FCS Capital, al analizar el rumbo país tras dos años de la administración Chaves Robles.

Sus apreciaciones las externaronen un conversatorio con este editor Zoom Facebook Live el martes 23 de abril.

Concordaron que el presidente ha carecido de visión de largo plazo para manejar las riendas gubernamentales y se ha enfrascado en un choque permanente con instituciones en un evidente desconocimiento de las reglas del juego en un sistema democrático republicano como el costarricense.

Dos años perdidos

Pensar que estamos en un régimen presidencialista donde verticalmente el presidente puede tomar las decisiones que quiera, por más sensatas, no es posible en un régimen democrático republicano como el nuestro donde imperan reglas democráticas, Estado de derecho, principio de legalidad, Contraloría, división de poderes, el rol de la prensa, enfatizó Chacón, exministro de Comunicación durante la administración de la expresidenta Laura Chinchilla.

Los controles impiden el abuso o la desviación de poder. Son la esencia del juego democrático, subrayó.

Lamentó como “dos años perdidos” por parte de la administración al llegar a su primera mitad de gestión.

“Se ha perdido demasiado tiempo”, insistió, porque la administración carece de una visión clara hacia dónde quiere llevar al país.

A lo largo de estos dos primeros años, ha sido evidente que el presidente Chaves carecía de equipo de gobierno, de plan de gestión, sin partido y con una fracción débil en lo ideológico e intelectual, dijo.

“En estos dos primeros años no vemos ningún proyecto de envergadura”, resaltó.

Por el contrario, censura, Chaves se ha desgastado en conflictos, pleitos, diatribas y roces con diferentes sectores que han incidido en la pérdida de tiempo a la hora de gobernar y parálisis en cuanto a iniciativas de envergadura.

Aunque confía que haya un viraje por parte del presidente y de su equipo, lo cual pueda conducirlos a logros palpables en los próximos dos años, advirtió que será un periodo complicado por los pleitos políticos y campañas internas en los partidos lo que hace cada vez más difícil poner a caminar el aparato de gobierno.

“Se requeriría un cambio de actitud del presidente, un cambio de la estrategia política del presidente, empezando por entender cuales son las reglas del juego democrático prevalecientes en Costa Rica”, demandó.

“Se perdieron dos años importantes y los que vienen van a ser más complicados”, enfatizó.

“Aquí no se trata de continuar polarizando, al país, dividiéndolo entre buenos y malos, culpables de todo lo que ha pasado contra redentores que vienen a salvarlo. Así no es posible sacar el país adelante”, sostuvo.

Sin visión de largo plazo

El economista Ronulfo Jiménez, excoordinador del Consejo Económico, 2002-2004, administración Pacheco de La Espriella, ratificó que el gobierno de Chaves carece de visión de largo plazo.

Le sorprende de un mandatario cuya especialidad es la economía y vasta experiencia en el Banco Mundial en políticas de desarrollo.

“Uno ve que se carece de esa visión de un proyecto de largo plazo. El no tener equipo, el haber improvisado en el arranque del gobierno”, ahondó.

Teme que las decisiones adoptadas por la administración generen en el largo plazo efectos severos sobre áreas fundamentales como la educación y salud.

“No hemos tenido avances y más bien hay retroceso”, resaltó.

En infraestructura le ha dado continuidad a algunos proyectos del gobierno anterior pero paralizó otros sin un plan B, dijo.

“Eso lo vamos a ver en los próximos años”, destacó.

En este periodo, según su análisis, el gobierno le dio continuidad a la política fiscal y a la contención del gasto, resultado de la reforma fiscal aprobada durante la administración anterior.

Pero, alertó: la reforma fiscal ya dio los recursos marginales esperados y va a ser difícil generar más recursos por esa vía.

La contención del gasto será insostenible cuando de por medio está el combate a la pobreza.

Ve un exceso en el control de la inflación.

Un política monetaria monetaria demasiado austera, dijo, ha llevado a una revaluación cambiaria que pone en peligro el crecimiento futuro vía el sector exportador.

“Uno no ve logros claros del gobierno en materia económica sino elementos de riesgos en el largo plazo”, resumió.

Dos años deficitarios

Para el economista José Luis Arce, FCS Capital, la calificación que recibe el gobierno tras estos dos primeros años es “deficitaria”.

Criticó a Chaves por su forma de conducir la administración y pretender gobernar más allá del poder que le otorga el marco institucional.

Ha dinamitado puentes de negociación y posibles acuerdos con otros sectores, fustigó.

Chaves desaprovechó el primer periodo de su gestión sin hallar acuerdos con poderes como el Legislativo para construir políticas y reformas estructurales no de corto plazo, como parece estar enfrascado el gobernante, según Arce.

Gobierna a partir de prejuicios, con una actitud autocrática, un discurso de polarización y tira por la borda eventuales acuerdos nacionales, fustigó.

La ve como “una actitud poco inteligente” del gobernante y de su equipo.

El gobierno falló en este periodo en competencia y experiencia, al actuar con base en prejuicios y no sobre la realidad lo que le llevó a cometer errores y a no lograr acuerdos sobre distintos proyectos, añadió.

Chaves tampoco le ha dado atención a grandes cambios que el país necesita en ámbitos clave, relegados a “disputas tribales”.

“Hemos navegado en este periodo pospandémico gracias a las reformas de los años noventa: apertura comercial, crecimiento del sector exportador y la oportunidad de relocalización de producción de EE.UU. y Occidental, fuera de China, una ventaja que aprovechamos por lo que hicimos en los noventa”, razonó.

“Pero en cuanto a cambio climático, equidad, distribución del ingreso, educación, salud, no estamos haciendo nada porque en el discurso presidencial y de otros actores políticos esos no son temas para resolver sino para disputas tribales. Eso es muy grave. Estamos retrocediendo”, criticó.

“Perdimos dos años. Y no estoy tan seguro que vaya a haber un cambio en la conducción política. Me temo que esto es una forma de ser, una forma de hacer campaña, que no empezó con Chaves sino que empezó varias décadas atrás cuando empezamos a moralizar la política y a dividir en lugar de construir a inicios de la primera década de este siglo”, sentenció.

Deja un comentario