Edgar Fonseca, editor

“Si bien previamente manifesté que no le daría mi apoyo a ningún partido tradicional, en los últimos días he analizado desde donde podría aportar más al país y concluí que la mejor opción es el Partido Unidad Social Cristiana”.

Así resume el exministro MOPT, Luis Amador, su interés de unirse a las filas socialcristianas tras su abrupta saluda del gobierno del presidente Rodrigo Chaves, el 12 de marzo anterior, en medio de un escándalo por supuestas anomalías con la contratación de obras por ¢20.000 millones en el aeropuerto de Liberia.

“Tengo que reconocer que fue una decisión difícil, ya que ciertamente me inclinaba por hacer mi propio camino, pero al empezar a recorrerlo me encontré con muchos tropiezos”, añadió Amador, profesor asistente e la Universidad de Concordia, Montreal, Canadá adonde se instaló en un “exilio voluntario”, según dijo tras ser separado del gobierno.

“Con humildad les digo que no cuento con los recursos financieros para invertir en una campaña política de altura, como ustedes merecen”, confirmó en el mensaje enviado a los medios.

EL PUSC guarda silencio sobre la petición de incorporación de Amador, un ficha clave del gabinete de Chaves hasta que estalló el escándalo de las obras en el aeropuerto de Liberia a cargo de la firma MECO.

El caso lo investiga la Fiscalía.

Chaves separó a Amador intempestivamente del cargo el 12 de marzo por presuntas anomalías en un contrato adjudicado a la firma MECO para las obras en dicho aeropuerto.

El monto de las obras asciende a ₡22.000 millones. Un costo superior $2 millones a otros oferentes, se informó en aquel momento.

“No tengo evidencia de corrupción de parte de Luis Amador y Fernando Naranjo. Sin embargo, firmaron algo que solo una empresa podía determinar en término de puntaje. Es una decisión dificilísima de mi parte”, justificó Chaves al anunciar la salida de una de sus figuras clave del gabinete.

Por dicho caso, Chaves también destituyó al entonces director de Aviación Civil, Fernando Naranjo.

Deja un comentario