En 2012, un hombre de unos 20 años apareció muerto en una calle de un tranquilo barrio londinense. No había pistas de que había sucedido. Pero no era la primera vez que sucedía. Quién era, qué pasó y cómo lo averiguaron.