La reportera policial Anabel Flores Salazar, quien trabajaba para el diario El Sol de Orizaba, México, desaparecida desde el lunes de madrugada a manos de un grupo armado, apareció muerta este martes, confirmó el sitio Proceso.com.

Ya es un hecho. Lamentablemente se trata de la reportera desaparecida la madrugada del lunes, ya se trasladó una comitiva a Puebla”, informó un empleado de la FGE.

El cuerpo de la reportera fue hallado semidesnudo en un paraje del municipio de Tehuacán, Puebla ubicado a sólo media hora de Mariano Escobedo, donde la periodista fue “levantada” la madrugada del lunes, informó Proceso.com.

 

Previo al hallazgo de su cuerpo, el sitio Proceso.com informó que la Fiscalía vinculaba a la reportera de supuestas relaciones con el crimen organizado. “La Fiscalía General del Estado de Veracruz emitió un comunicado en el que informó de la presunta vinculación de la periodista  Flores Salazar con la delincuencia organizada, después de que ésta fue levantada en el interior de su domicilio la madrugada de este lunes.

De acuerdo con la versión de su familia, sujetos armados irrumpieron en el domicilio de la reportera en la unidad habitacional Puente Grande, municipio de Mariano Escobedo –a casi ocho kilómetros del municipio de Orizaba– y a la fuerza la privaron de su libertad”, dijo Proceso.com.

La zona donde desapareció la reportera es escenario de disputas entre bandas del grupo narco Los Zetas y de choques con el ejército de México, informó el diario El Universal.

Reporteros del diario El Buen Tono, para el que trabajó la reportera, denunciaron haber recibido amenazas de muerte.

Leer más