Vladimir: PLN y PUSC resurgen, izquierda cae

258

El eventual resurgimiento de Liberación Nacional y del PUSC, tras el batacazo del 2014, el descenso del PAC y un cataclismo en el izquierdista Frente Amplio son pronosticados por el historiador y polémico analista Vladimir de la Cruz a 13 meses de los comicios generales del 4 de febrero de 2018.

¿Vaticina un resurgimiento del bipartidismo?

-Mi impresión es que volvemos al fortalecimiento del partido Liberación, en número porcentual de votantes, en número porcentual de diputados aumenta. Creo que la Unidad Social Cristiana va a salir muy  fortalecida si es primera ronda, nada más, y en ese sentido aumenta el número de diputados y probablemente, entre Liberación y la Unidad puedan tener una mayoría parlamentaria importante, más de los 29 votos entre esos dos partidos en el próximo Congreso, con lo cual se podría constituir un frente bipartidista para tomar acuerdos importantes en la Asamblea Legislativa.

-¿Está pronosticando un reacomodo político de nuevo en el país después del bombazo del 2014 con la subida al poder del PAC?

-Lo veo así, exactamente. Creo que va a haber un reacomodo en esa dirección”.

De la Cruz no titubeó en lanzar estas aseveraciones la tarde del jueves 5 de enero en que concedió una amplia entrevista-análisis a Edgar Fonseca, editor de www.PuroPeriodismo.com.

Ve disminuidas las posibilidades de un segundo gobierno consecutivo del PAC, amén del desgaste de gobierno, por la carencia de candidato a estas alturas aunque cree que, dependiendo del manejo que hagan de la propaganda oficial, puedan alcanzar un apoyo electoral nada despreciable.

Y no tiene la menor duda que el izquierdista Frente Amplio camina a una debacle tras haber logrado una votación histórica y nueve diputados en 2014. Está desgarrado por intereses particulares, sentencia. Si acaso obtendrían dos diputados en los próximos comicios, dijo

¿Cuáles van a ser los actores definitorios en las elecciones del primer domingo de febrero 2018?

-En primera fila veo a Liberación y a la Unidad Social-Cristiana como partidos. Como candidatos veo mas a José María y a Rodolfo Piza representando esas dos corrientes. En un segundo nivel el PAC y hay un elemento sustituto del Frente Amplio que hay que observar, que puede levantarse en esta campaña, es Sergio Mena del partido Nueva Generación. Esa puede ser la sorpresa electoral; en quinto lugar el Frente Amplio; en un sexto lugar los grupos cristianos y en sétimo lugar, los nuevos partidos que están tratando de meterse que son como cinco partidos nacionales que están en proceso de inscripción”.

El PAC sin candidato… a la deriva

-Respecto a las posibilidades del partido oficialista, ¿cuán sólidas o desgastadas están, a estas alturas, las posibilidades de un segundo gobierno continuo del PAC?

-No le veo la oportunidad de un segundo gobierno al PAC, pero tampoco desprecio que pueda salir bien parado en la próxima elección. Primero, porque es un partido que está en el gobierno, segundo ,porque ya han aprobado para este año casi ¢14.000 millones que se van a destinar a propaganda desde enero a setiembre que va a levantar al gobierno. Para desgracia del PAC, como partido, y del PAC, como gobierno,  todavía no tienen candidatos oficiales. Lo que hay son rumores de candidatos. Ana Helena Chacón es un rumor, tal vez el mejor que hay, pero ya dijo que no va. Manuel González (canciller), otro rumor. Carlos Alvarado, que fue lanzado por el propio presidente de la República como un posible candidato, junto con Manuel González, no ha dicho que no va. Ese sí va y seguramente renuncia en los próximos días. Víctor Morales, el anterior Ministro de Trabajo, que quiere ser candidato interno en el PAC, curiosamente no se siente su trabajo en esa lucha interna, pero está. Después están los externos, los que están fuera del país: Juan Carlos Mendoza en la ONU, como embajador, que se cree que regresa ahora en enero con doble propósito. Uno la posibilidad de ver y analizar la candidatura presidencial, pero más en el interés de volver a ser diputado. El Embajador en Washington (Román Macaya), que también se menciona como un posible aspirante, y están los parlamentarios, Epsy (Campbell), que es como una sombra que permanece con muy buen “rating” de opinión pública en las encuestas, pero que no ha dicho que sí y, en mi opinión, el mejor candidato que podría haber dentro del PAC podría ser Ottón Solís, pero a Ottón Dios no le ha hablado. Podría ser muy buen candidato en el escenario que hay. Con Figueres, con un eventual Rodolfo Piza, que es muy buen candidato, un excelente candidato, podrían darle una calidad diferente a la campaña electoral que, si se va por calidad, le va a dar mucho beneficio a la población nacional y al electorado costarricense.

-De lo que analiza de las posibilidades gobiernistas, ¿las ve disminuidas para un segundo mandato?

-En este momento sí, porque no hay candidatos oficiales. El PAC tiene tres tendencias internas, una que es el grupo que está alrededor de Luis Guillermo, un grupo que está en el ala izquierda del PAC y otro que tiene tradiciones social-cristianas y otras cosas que llegaron ahí. Eso no está bien definido todavía dentro del PAC. Los candidatos no están claros y está pasando el tiempo y a estas alturas, en enero, el PAC ya debería tener candidatos visibles que estén funcionando a un año plazo, porque este plazo vuela. En política, por la experiencia que tuve de tres campañas, hay que estar metido ahí para ir generando adhesiones. Si uno no está en política, está fuera y en política no hay espacios vacíos. Si no está un candidato, hay otros candidatos que llenan esos espacios. Si no están los candidatos del PAC jalando, los electores empiezan a ver otros candidatos y después, les cuesta mucho devolverse porque todavía en Costa Rica existe una adhesión de palabra que es real. Si el PAC no tiene candidatos visibles, no importa que tenga diez candidatos porque cada uno jala y jala y todos están dentro de la misma tienda, después todos se unen, aunque haya un hospital de campaña para reparar heridas internas como va a suceder en Liberación y en la Unidad, pero requiere que la gente este moviéndose alrededor de los candidatos; que la gente vea perspectivas y vea esperanzas y sueñe con gobernar, si es el caso del PAC, o sueñe con volver a gobernar en Liberación o la Unidad Social-Cristiana, o sueñen los que nunca han estado en el gobierno en llegar a gobernar.

-Mientras se aclaran esos nublados en el PAC y, sea quien sea el candidato que elijan, ¿cuánto le irá a afectar la percepción tan negativa que tiene hasta ahora la población, la opinión pública, de la gestión de Luis Guillermo Solís?

-Le afecta en términos de no convertirlo en el candidato principal, como una opción de gobierno, porque en el caso de Luis Guillermo, hay que entender dos escenarios: lo que fue febrero del 2014 (obtuvo 629.866 en primera ronda) y lo que fue abril del 2014 (1.338.321 de votos en segunda ronda). En abril son solo dos candidatos los nacionales, el 1.300.000 no es solo PAC, es todo el resto del país que también se sumó. El PAC son los de febrero, si el resto del país se decepcionó de Luis Guillermo, más la gente del PAC se decepcionó, es una tarea difícil de recomponer y eso va a depender de la orientación de la propaganda oficial de este año y del candidato que tenga el PAC. El candidato puede ser atractivo, puede entusiasmar. Ana Helena Chacón, por ejemplo, me parece que podría entusiasmar mucho porque tiene discurso, ha hecho una labor social muy importante, ha reducido pobreza en 2-3% y tiene una experiencia política agradable como para jugar un papel muy destacado en una campaña electoral, pero pareciera que no va. Ella podría levantar mucho al PAC.

-Usted cree que esta elección se define en primera ronda, ¿por qué?

-Esto no es una bolita de cristal que uno tiene ni mucho menos, en esto. El proceso electoral es como un jabón uno lo aprieta y no sabe para dónde sale, pero las cosas como están dadas en este momento, pienso que el proceso electoral puede resolverse en la primera ronda, primero porque las encuestas apuntan a un Liberación con ventaja, con un Liberación que tiene su récord histórico de apoyo, con un candidato que podría ser José María fuerte o el mismo Antonio, tal vez un poco más débil, pero que pueden perfectamente conducir un proceso electoral para ganar en la primera ronda. Eso va depender nada más del diseño que hagan ellos de la campaña electoral, de cómo enfrentar la campaña electoral, si ellos hacen un buen diseño, pueden ganar, si hacen un mal diseño, parece que pueden perderla perfectamente, perderla en primera ronda o ir a una segunda ronda, si van a una segunda ronda me parece que es más difícil para Liberación Nacional ganarla. En caso de que Liberación vaya como el principal partido en la segunda ronda, creo que debería romper los moldes de la campaña electoral, ofreciendo de una vez el gabinete, diciendo “muy bien, vamos a la segunda campaña, pero este es mi gabinete, este es mi cuerpo de ministros, con esta gente quiero gobernar”, para eso tiene que escoger ministros de confianza para que le den el voto en la segunda ronda, si eso no se produce, me parece que eso sería muy difícil que Liberación pueda ganar solo con la candidatura personalista de cualquiera de los candidatos, tienen que meter un equipo grande de bulla, con mucha calidad, con gente bien escogida, que produzca mucha confianza en el país y en esas necesarias reformas que hay que hacer”.

-Quien sea electo presidente en febrero de 2018,  ¿estará en la capacidad dentro de desentrabar el andar político del país, como lo reclama la opinión pública?

 -Es un reto para todos los partidos y para todos los candidatos y va a requerir un esfuerzo nacional. Va a depender mucho del resultado electoral en número de votantes y el número de diputados que saque el partido ganador. Si el partido ganador saca más de los 24, 25 diputados, creo que tiene una fuerza importante para hablar con voz alta y dura al pueblo costarricense, de decirle los sacrificios que hay que hacer y buscar los apoyos parlamentarios adecuados para hacerlo, yo creo que eso es posible.

——————————————————————————————————————————————————

¿Influirá Arias?

-¿Qué papel le ve usted jugando en esta próxima campaña al expresidente Arias? ¿Qué influencia y por qué?

-Ninguna, porque pienso que Óscar ya hizo lo que tenía que hacer. Creo que en posibilidad de haber asumido la candidatura presidencial de Liberación Nacional, hubiese sido la mejor carta y probablemente, si hubiese asumido como candidato sin tener oposición interna, las elecciones ya estarían definidas. Sin embargo eso no va a suceder. Creo que Óscar no va a tomar partido, ni por Antonio Álvarez ni por José María Figueres, como líder que es del partido, como expresidente de la República. Finalmente va a terminar diciendo, que el vota por Liberación Nacional, cualquiera que sea el candidato, pero creo que no le va a dar la adhesión pública a ninguno de esos dos candidatos. 

 

¿Y Calderón?

-¿Qué papel le asigna usted a movimientos como el Republicano y el histórico calderonismo que hoy encabeza Rafael Ángel Calderón?

 –Distingo entre el calderonismo histórico y pienso que el calderonismo histórico está con la Unidad Social-Cristiana que con el partido Republicano Social-Cristiano está el calderonismo de Rafael Ángel Calderón Fournier, pero no el viejo calderonismo histórico, aunque líderes de esos partidos están en ambos grupos. Creo que el partido Republicano Social-Cristiano de Rafael Ángel Calderón Fournier, que ya tiene postulado a la candidatura presidencial al doctor Rodolfo Hernández, va a salir bien librado de la campaña, como salió bien librado en las campaña municipal, va a elegir unos cuantos diputados, pero no tiene opción presidencial alguna. La fuerza va a estar en la Unidad Social-Cristiana de Rodolfo Piza.

Mañana: sombrío pronóstico para el Frente Amplio