Soldados fueron enviados a las calles de Gran Bretaña para ayudar a la policía y un segundo ataque terrorista podría ser inminente después del atentado del concierto de Manchester que dejó 22 muertos, advirtió la Primer Ministro Theresa May, informa The Guardian de Londres.

May elevó el nivel de amenaza de grave a crítico en el país por primera vez desde julio de 2007, lo que significa "no sólo que un ataque sigue siendo muy probable, sino que otro ataque puede ser inminente", dice el diario.

May dijo que no quería "alarmar indebidamente" a la gente, pero el personal militar estaría presente en eventos públicos y sitios clave bajo el mando de la policía, añade el medio.

Dijo que no podía descartarse que el atacante, nombrado como Salman Ramadan Abedi, trabajara como parte de un grupo terrorista, agregó.

Ver The Guardian