El presidente que no busca contratos sino limosnas…

403

PuroPeriodismo.com/Edgar Fonseca, editor

La Habana-“Si no fuera por las dos paradas de tránsito, una en París y otra en Londres, que hizo Miguel Díaz-Canel durante su primera gira oficial al frente del Gobierno cubano, el mapa de su recorrido se reduciría a un grupo de países que comparten afinidades ideológicas y que son, para la Plaza de la Revolución, viejos aliados de perdidas batallas políticas”, comenta Yoani Sánchez, editora del sitio disidente 14ymedio.com desde La Habana.

En “el mundo según Díaz-Canel” –añade– solo existen tan pocas naciones como dedos tiene una mano, Moscú se ubica a unos pocos kilómetros de La Habana y tanto las Américas como Europa han desaparecido del mapa. Es un planeta labrado en la geología del autoritarismo y creado a voluntad de todopoderosos partidos, una tierra donde apenas crece la frágil hierba de la democracia.

“Durante su periplo por ese orbe reducido, el ingeniero de 58 años fue recibido oficialmente por mandatarios de cinco países: Rusia, China, Corea del Norte, Vietnam y Laos…”.

“… Con la productividad por el suelo, un turismo extranjero que no llegará a los 5 millones de visitantes prometidos y la morosidad de los inversionistas que no se entusiasman por comprar el pastel cubano, La Habana tiene una acuciante falta de liquidez que profundiza los problemas cotidianos. Sin embargo, a pesar de esa tensa situación, Díaz-Canel no optó por visitar mercados más cercanos o jugosos, en parte porque no está buscando contratos sino limosnas”, agrega Sánchez.

Ver: 14ymedio.com, La Habana