Costa Rica celebra 70 años sin ejército, un hito mundial

1184

Edgar Fonseca, editor

Costa Rica  celebró este 1.o diciembre 70 años de la histórica decisión del entonces jefe de Estado, José Figueres, de abolir el ejército tras triunfar en la Guerra Civil de 1948.

“Hace 70 años consignamos en nuestra historia el desarrollo al abolir nuestro ejército. Gracias, don Pepe. Su visión es la que seguiremos para la Costa Rica del siglo XXI”, destacó el Presidente Carlos Alvarado durante un acto celebrado en la Plaza de la Democracia.

“En su forma visionaria de actuar, vemos la Costa Rica que somos. La que nunca debemos dejar de ser”, resaltó el mandatario.

“La abolición del ejército permitió a nuestro país disfrutar de una estabilidad política excepcional y única en Latinoamérica, dicen los investigadores. Y concluyen fehacientemente que comprometerse con la paz y la democracia da frutos a largo plazo”, exaltó el gobernante en el que asistieron invitados especiales, veteranos del 48 y estudiantes.

“Nos enfrentamos a nuevos retos”, advirtió Alvarado.

En la cúspide de la historia

“Hoy hace 70 años, en aquella mañana del 1º de diciembre de 1948, empinado en una de las cúspides de la historia patria, rodeado de sus compañeros de gobierno, de los oficiales de su ejército y bajo la mirada llena de admiración de todos los ciudadanos, don Pepe declaraba oficialmente disuelto el Ejército Nacional”, resaltó el expresidente, Oscar Arias, en conmemoración del acontecimiento. Ver artículo adjunto.

“Siete décadas atrás, Costa Rica decidió abolir el ejército. ¡Qué honor conmemorar este aniversario con Carlos Alvarado  y los costarricenses!”, celebró Sharon Day, embajadora de EE.UU. en San José quien asistió al acto.

La primera vicepresidenta y canciller, Epsy Campbell, bajo fuerte cuestionamiento político por polémicos nombramientos en su despacho, no estuvo presente debido a un resfrío, dijo una fuente de Relaciones Exteriores.

“70 años después de su abolición, la ausencia de fuerzas armadas quizá sea el rasgo más determinante de la identidad nacional. Que naciera sobre las cenizas de una guerra civil lo torna más admirable. Visionario, sin duda, don Pepe Figueres”, reflexionó el periodista y diplomático, Eduardo Ulibarri.

———————————————————————————————————————————————————————————————

Ver también: Costa Rica un país excepcional, 70 años sin ejército, especial de BBC

———————————————————————————————————————————————————————————————

No solo un tributo

“Hoy estamos aquí no solo para rendir tributo a quienes dirigieron el país hace 70 años”, afirmó el presidente Alvarado durante al acto oficial en la plaza al costado oeste del viejo cuartel Bellavista, hoy Museo nacional, donde Figueres de un mazazo anunció el 1.o diciembre de 1948 la disolución del ejército como institución estatal permanente.

“Estamos aquí también para comprometernos con ellos y ellas a que vamos a seguir en la senda que nos marcaron”, prometió  Alvarado al lado de la estatua de Figueres.

En el acto, Alvarado homenajeó a Christiana Figueres, hija del exmandatario, quien encabeza una cruzada global contra el cambio climático.

“Condecoramos al Mérito de la Paz y la Democracia a la científica y analista costarricense Christiana Figueres.  Un homenaje a su enorme labor y carrera por buscar los ideales que su padre, don Pepe Figueres, también marcó en nuestra historia”, dijo Alvarado.

“La lucha contra el cambio climático nos convoca hoy a dar un paso adelante, así como hace 70 años cuando abolimos nuestro ejército. Nuestras convicciones por un mejor planeta son enormes y por ello Costa Rica anuncia su anuencia como sede para la conferencia climática COP 25 “, anunció el presidente Alvarado.

“La paz tiene escalones, subamos ya el próximo. Ese es el compromiso de mi gobierno”, puntualizó.

“No claudicaremos en esta lucha por preservar a la Costa Rica de paz, a la Costa Rica democrática, a la Costa Rica comprometida con la defensa del planeta frente al cambio climático”, insistió.

“Pensemos en el futuro y procuremos lograr que nuestros antepasados sientan el mismo orgullo que sentimos por ellos. Liberemos a la naturaleza de nuestra propia explotación, conectémonos con ella, bajemos las emanaciones”, enfatizó.

Los bisnietos de la abolición

“Se me llena de orgullo el corazón al celebrar hoy, 1 de diciembre, los 70 años de la abolición del ejército”, expresó Alvarado.

“Nuestros abuelos fueron la primera generación en el mundo que supo qué fue vivir en un país sin ejército. Llevamos una responsabilidad que nos convoca a construir una mejor Costa Rica, para esa cuarta generación, de nuestras hijas e hijos. Los bisnietos de la abolición”, manifestó Alvarado.

———————————————————————————————————————————————————————————————En la cúspide de la historia * 

Oscar Arias, expresidente

Hoy hace 70 años, en aquella mañana del 1º de diciembre de 1948, empinado en una de las cúspides de la historia patria, rodeado de sus compañeros de gobierno, de los oficiales de su ejército y bajo la mirada llena de admiración de todos los ciudadanos, don Pepe declaraba oficialmente disuelto el Ejército Nacional.

Hoy hace 32 años celebramos este hecho como uno de los más trascendentales acontecimientos de nuestra historia patria. Hoy hace 32 años firmé el decreto en que establecí el 1 de diciembre como la fecha para celebrar el “Día de la Abolición del Ejército”. Ese día en el Museo Nacional y ante la presencia de don José Figueres dije:

“…Cuando el hecho que hoy celebramos aconteció, era yo solo un niño. Mi vida, alentada en las virtudes de un hogar cristiano, se forjó, desde entonces, al calor de una concepción nacional vivificadora. Encontré inspiración en el brillante gesto de un hombre-guerrero que, mazo en mano, derribaba los arcaicos contrafuertes de un cuartel. Un hombre que hacía callar el infausto estallido de los fusiles, para cambiarlo en canciones de jóvenes que proclaman la educación y la cultura como ruta hacia lo sublime y lo grandioso. No exagero al afirmar que las virtudes inspiradoras de mi conducta de político y de gobernante, se afirmaron al calor del sol que, en aquella mañana del 1º de diciembre de 1948, más sonriente que nunca, iluminó los muros de este edificio, para señalarle a Costa Rica un destino superior…

…Se deponían los sables para que brillaran los libros. Los fondos que consumía el ejército se dedicarían a fecundar los jardines del pensamiento humano…”

Dije también: “Consagrémonos en este día a una gran tarea. Consagrémonos a la tarea de crear en el espíritu de todos los hombres el estado de ánimo de fraternidad, de solidaridad, de confianza mutua, de amor a la libertad, de pasión por la justicia, para que aquel acto de José Figueres, de derrumbar con un mazo un cuartel, se convirtiera en el símbolo que mañana derribe muros mentales y abra caminos a la libertad, a la justicia y a la paz en Centroamérica.”

Fuente: Facebook Oscar Arias