Arias serio, en silencio, tras rendir declaración de hora y media en Fiscalía

253

Edgar Fonseca, editor/ Foto Twitter

En silencio, con su rostro serio, el expresidente Oscar Arias se mostró hermético esta mañana ante la prensa tras salir de la Fiscalía de rendir declaración por dos denuncias de presuntos delitos sexuales que le atribuyen dos mujeres.

Fue la primera vista pública del exgobernante tras estallar el escándalo.

Arias evitó ampliar declaraciones por consejo de su abogado Erick Ramos.

Vestía un traje oscuro a rayas, camisa blanca y una corbata de tonos beige y azul.

“Ustedes saben que durante los últimos 50 años siempre he contestado preguntas sobre cualquier tema y he tenido siempre una relación muy cordial con los periodistas, pero en esta oportunidad, mi abogado defensor me ha pedido que lo más conveniente es, en vista de que están estos dos casos en la Fiscalía, que no me refiera a ellos. Así es que les pido que tengan esa comprensión”, dijo ante los periodistas que le seguían.

Arias declaró de las 7 a.m. a las 8:30 a.m.

Las denuncias contra Arias se sucedieron tras revelar una activista antibélica de apellido Arce, de 34 años, haber sufrido un supuesto acoso por parte del exmandatario en su residencia en Rohrmoser en 2014.

Arias rechazó, de inmediato, categóricamente dicho cargo pero luego otras mujeres salieron a la luz pública a dar versiones de supuestas conductas impropias del expresidente y Premio Nobel de la Paz 1987.

Una segunda denunciante, de apellido Morales, exMiss Costa Rica, 1994, también acudió a la vía penal. El martes pidió protección ante la Fiscalía por supuestas amenazas.

Frente a estas versiones, el exgobernante, uno de los políticos más influyentes del país y de la región en las últimas décadas,  ha guardado silencio.

El escándalo

El escándalo ha tenido una profusa repercusión internacional.

Los diarios estadounidenses The New York Times y The Washington Post revelaron los testimonios de una periodista y de una politóloga que salieron a reclamar presuntos actos indebidos de Arias con ellas.

Una de ellas, la periodista Emma Daly, directora de Comunicación de Human Rights Watch, relató que en 1990 en Managua, el exgobernante presuntamente incurrió en una actitud incorrecta con ella durante los actos de investidura presidencial de Violeta Chamorro.

Daly en ese momento era reportera para el Tico Times y Reuters.

Una politóloga de la Universidad de Nevada-Reno se sumó a los reclamos.

The New York Times informó el caso de la politóloga Carina A . Black de 52 años de la Universidad de Nevada-Reno, quien manifestó haber sido sorprendida por un supuesto comportamiento indebido del exgobernante en un ascensor mientras ella le guiaba en la visita a dicha universidad.

Según Black, Arias presuntamente intentó besarla en 1998, cuando visitó la universidad como expositor.

Mientras llevaba al Sr. Arias a reuniones y eventos, dijo Black, se encontró sola en un ascensor con él. La empujó contra la pared del ascensor, le puso la mano en el pecho y trató de besarla, dijo, según el Times.

Como ella no resultó herida, nunca se le ocurrió presentar un informe, dijo Black. Decidió contar su historia ahora, en parte para que la gente le crea a su primer acusadora, agrega el medio.