TEC no va a huelga convocada por dirigentes sindicales y rompe frente universitario

207

Edgar Fonseca, editor

El Instituto Tecnológico de Costa Rica, con sede central en Cartago, rompió con la decisión de la mayoría de centros de educación superior pública del país y no se sumará al movimiento huelguístico de este lunes en el sector público.

La decisión de continuar con sus funciones, pese a la posible afectación de servicios, fue comunicada por el Rector del TEC, Dr. Julio César Calvo.

“En el TEC somos conscientes de  que el país está urgido de tomar medidas integrales que nos ayuden a salir de la crisis fiscal. No obstante, creemos que la mejor forma de hacerlo es seguir laborando en el cumplimiento de nuestra misión institucional”, destacó el Dr. Calvo

“Todavía quedan reservas de cordura en este país. ¡Bravo!”, reconoció el exvicepresidente de la República, Kevin Casas.

El anuncio del TEC contrastó con la decisión del Rector de la UCR, Jensen Pennington, de autorizar a personal y estudiantes a participar de la huelga este lunes,

“Como profesor e investigador de la Universidad de Costa Rica, esto me da vergüenza y manifiesto mi protesta ante la comunidad universitaria”, criticó el exministro de Educación Leonardo Garnier.

Elogio al TEC

Garnier elogió, en cambio, la decisión de la Federación de Estudiantes del TEC de no sumarse “al irresponsable movimiento huelguístico convocado para este lunes”.

“Mi reconocimiento a la Federación de Estudiantes del Instituto Tecnológico de Costa Rica que, reconociendo la gravedad de la situación fiscal y financiera del país, deciden no sumarse al irresponsable movimiento huelguístico convocado para este lunes”, dijo Garnier.

“Destacan –añadió– tres puntos en los que discrepan del proyecto fiscal: (1) solicitan la no aplicación del 2% del IVA a las compras de las universidades públicas, ya que es sacar dinero de un bolsillo para pasarlo a otro bolsillo del mismo gobierno; (2) se oponen a la incorporación del presupuesto del INA al 8% que define la constitución como piso del presupuesto educativo, lo que coincide con lo ya establecido por la Sala Constitucional, que reiteró que el 8% está constitucionalmente establecido para preescolar, primaria, secundaria y universitaria pública. Y (3) solicitan que no se eliminen los destinos específicos en los presupuestos universitarios”.

“Me parece –enfatizó Garnier– una actitud responsable la de señalar puntos específicos y muy puntuales en los que se solicitan modificaciones a la reforma fiscal, pero reconociendo al mismo tiempo la urgencia de que se apruebe esta reforma tributaria que genere al menos una parte de los recursos que el gobierno necesita para dar sustento al FEES que financia la educación superior pública”.

“Quienes se oponen a la reforma tributaria se oponen, en el fondo, a la inversión pública en educación, en salud, en seguridad… porque estemos claro: sin impuestos, no puede haber inversión pública. Por supuesto, esta inversión debe ser eficiente y relevante, pero necesita un financiamiento sostenible”, puntualizó el exministro Garnier.