Fabricio despedaza a Restauración, provoca estampida de 7 diputados y llama a un “nacionalismo cívico”

264

Edgar Fonseca, editor

Fabricio Alvarado despedazó la hasta ahora monolítica fracción de Restauración Nacional, generó la estampida de siete de sus diputados, y llamó esta mañana a impulsar un movimiento de “nacionalismo cívico”.

Alvarado, excandidato presidencial y exdiputado, anunció anoche su intempestivo retiro de Restauración, liderado por el diputado Carlos Avendaño.

  • La abrupt saluda de Alvarado tomó por sorpresa a la dirigencia de Restauración, dijo esta tarde Avendaño. Reconoció que les causa fuerte daño.Y le reclamó al excandidato que aclare los cuestionamientos en su contra del manejo de la campaña.

Restauración, que sorpresivamente se convirtió en febrero en la segunda gran fuerza legislativa del país con 14 diputados, vive desde ayer una rebelión con el retiro de Alvarado y de siete de sus diputados, quienes fundaron el Partido Nueva República.

No se descarta la salida de otros dos legisladores.

“Me voy porque no puedo estar en un partido político donde no soy bienvenido”, denunció Alvarado anoche en redes sociales.

“Un partido donde yo tenía la intención de aportar, sumar y hacer crecer, pero su cúpula malinterpretó y vio como una amenaza a sus intereses”, aseveró.

Rechazó cuestionamientos a su integridad en referencia a una denuncia sobre presuntos pagos a cadenas de televisión.

“Después de varios meses de guardar silencio, de pensar bien las cosas y de poner todo en manos de Dios, hoy tomo una decisión”, anunció en un video en Facebook de 11 minutos.

Esta mañana llamó a sus seguidores a unirse al nuevo partido.

“Nuestra doctrina política se inspira en los valores y principios más arraigados de la civilización judeocristiana, en el pensamiento republicano democrático, en el nacionalismo cívico y el más profundo respeto por la vida y la dignidad humana; estimamos que la finalidad de toda acción política es satisfacer el interés general de las personas”, dijo.

Estampida de diputados

En una estampida legislativa sin precedentes recientes, a Alvarado se unieron los diputados: Ivonne Acuña Cabrera, Jonathan Prendas Rodríguez, Harllam Hoepelman Páez, Floria Segreda Sagot, Marulin Azofeifa Trejos, Carmen Chan Mora e Ignacio Alpizar Castro.

“Varios diputados estamos tomando la decisión de acompañar a Fabricio Alvarado en un nuevo partido político que se llama Nueva República. En ese partido político, Fabricio Alvarado y estos diputados, creemos que podemos representar dignamente el sentimiento de “Costa Rica es Grande”, que acompañó en las elecciones pasadas a Fabricio y a todo el movimiento que llevó a 14 diputados a la Asamblea Legislativa”, confirmó, en la Asamblea, el diputado Prendas.

“Es un paso muy importante”, agregó.

“Decidimos seguir a Fabricio y su liderazgo, creemos que podemos comportarnos muy fuertemente como una fracción,  y atender los problemas de una manera más responsable”, enfatizó.

“Es una decisión muy pesada,  vamos a tomar grandes decisiones para Costa Rica”, reconoció el legislador.

“Con el ideal claro de trabajar por una nueva República, siete diputados se separaron la noche de este martes de su fracción, esto tras el anuncio de Fabricio Alvarado de renunciar al partido que lo acogió como diputado y de fundar un nuevo proyecto político”, informó el nuevo partido liderado por Alvarado.

Ellos integrarán una fracción independiente.

Se desconoce el impacto que tendrá esta decisión en la cerrada oposición de Restauración al plan de reforma fiscal.

Alvarado se ha mostrado opuesto al presente plan fiscal en las primeras horas tras su divorcio de Restauración.

“Extrema fluidez político-electoral. Ojalá esto implique una actitud más responsable en la Asamblea Legislativa. Veremos”, reaccionó el periodista y diplomático, Eduardo Ulibarri, tras el anuncio de Alvarado.

“Y tantos economistas y empresarios que le apoyaban “porque iba poner orden” en la economía. Yo sigo pensando que fue importantísimo evitar que este tipo de showman político/religioso/mercantil llegara a la Presidencia”, fustigó el exministro de Educación, Leonardo Garnier.

 

Nacionalismo cívico

Según Alvarado, el nuevo partido  “tiene como propósito devolverle el rumbo a Costa Rica, donde todos vivamos con el mayor bienestar posible, donde las oportunidades para lograr un desarrollo integral esté a la mano de todos y donde la institucionalidad del gobierno obre a favor del pueblo”.

“El Partido Nueva República basa su actividad en la doctrina clásica republicana, por lo que buscamos que el gobierno logre el mayor desarrollo individual, político, económico y social del país. Nuestra doctrina política se inspira en los valores y principios más arraigados de la civilización judeocristiana, en el pensamiento republicano democrático, en el nacionalismo cívico y el más profundo respeto por la vida y la dignidad humana; estimamos que la finalidad de toda acción política es satisfacer el interés general de las personas”, ratificó.

El Partido Nueva República declara como su objetivo la construcción y consolidación de una nueva sociedad con identidad propia, al amparo de las instituciones republicanas y cimentada en los valores y principios más arraigados áde la nación costarricense, para lo cual se promoverán los siguientes ideales: la actitud ética de las personas, la democracia como base del sistema republicano, la responsabilidad de las personas ante su vida, su familia y su país, la integridad en la función pública, el avance y el progreso de todos, el nacionalismo para generar identidad país y el compromiso con el bienestar del medio ambiente”, destacó en redes Alvarado.